Miguel de Unamuno y Millán Astray
Miguel de Unamuno y Millán Astray. 20minutos.es

El Grupo Popular del Ayuntamiento de Salamanca rechazó ayer, con su mayoría absoluta, una moción presentada por el PSOE para anular la disposición aprobada por la corporación local el 13 de octubre de 1936 en la que se destituía a Miguel de Unamuno como concejal del municipio salmantino.

Los socialistas pidieron anular dicha resolución, aprobada un día después del histórico enfrentamiento entre Unamuno y Millán Astray en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca en el que el escritor afirmó: "venceréis pero no convenceréis".

El 13 de ocutbre de 1936, la corporación municipal salmantina se reunió en secreto y destituyó al filósofo de su cargo de concejal. El autor de la propuesta de destituir a Unamuno fue el concejal Rubio Polo.

En el acta de dicha reunión, según informa El País , se tacha a Unamuno, entre otras cosas, de "antipatriota" por su enfrentamiento con el lugarteniente de Franco, Millán Astray.

Un "acto de justicia"

El portavoz municipal del PSOE, Fernando Pablos, dijo que la moción socialista es "un acto de justicia" para rehabilitarle como concejal del Ayuntamiento salmantino.

Tras el aparente buen propósito de la moción se esconden intereses ocultos

El PSOE también pedía que se homenajeará en un plazo de tres meses al resto de concejales de Salamanca represaliados y asesinados durante los primeros años de la Guerra Civil.

Sin embargo, el PP rechazó dicha moción alegando que "tras el aparente buen propósito de la moción se esconden intereses ocultos, una estrategia del PSOE de ruptura del consenso nacional y de división de los españoles con la aprobación del Estatuto de Cataluña, el ataque a la religión mayoritaria, la rendición ante ETA y la supuesta memoria histórica", según su portavoz, Fernando Rodríguez.

En respuesta a la moción socialista, el PP presentó y aprobó con el apoyo del PSOE, una declaración institucional en favor del "mantenimiento del espíritu de concordia y reconciliación de la Constitución de 1978" y en la que pide "no revivir rencores".

Además, pero ya con el voto en contra del PSOE, el PP aprobó otra moción en la que exige al Gobierno que no devuelva documentos del Archivo de la Guerra Civil a otras instituciones y en la que se hace una mención expresa al País Vasco.