Ester Quintana
Ester Quintana, quien perdió un ojo izquierdo durante la huelga general del 14-N, ha comparecido en nombre de Ojo con tu ojo. GUILLEM SÀNCHEZ / ACN

Dos víctimas de las balas de goma, Nicola Tanno y Ester Quintana, han pedido este jueves en el Parlamento catalán la prohibición de esta "letal" munición en nombre de Stop Balas de Goma y de Ojo con tu ojo, respectivamente. Ambos han explicado sus vivencias en la comisión parlamentaria sobre los modelos de seguridad y el uso de material antidisturbios.

Quintana, aun con un parche en el ojo izquierdo, ha explicado que no sabe cuándo acabará el tratamiento médico y que lleva de baja ocho meses, desde que una bala de goma le reventó el globo ocular durante la huelga general del 14 de noviembre. "No sé cómo será mi futuro, no me puedo mantener. Dependo de mi padre de 87 años y de su pensión. No se lo deseo a nadie", ha indicado.

Ya no puedo ver como vosotros y vosotros ya no me veis como era antes"No soy la primera víctima pero quiero ser la última", ha sentenciado Quintana, quien recibió el impacto cuando regresaba tranquilamente a casa la tras la manifestación. En ese sentido, ha advertido que lo que le pasó a ella, puede pasarle a cualquiera porque "las balas no discriminan por sexo, edad o profesión". Según ha dicho, son incontrolables y los propios antidisturbios no saben qué dirección tomarán.

Ahora, Quintana no ha perdido la capacidad de calcular distancias y la profundidad y algo tan habitual como mirar a los ojos ya no es lo mismo: "Ya no puedo ver como vosotros y vosotros ya no me veis como era antes".

Además, ha tachado las pelotas de goma de arma antidemocrática porque, además de daños irreparables en las víctimas, generan "un pánico generalizado" en la multitud. "Una sociedad en la que los ciudadanos tengan miedo de manifestarse no puede ser una sociedad libre", ha afirmado.

Problemas con Interior

"Interior no reconoce ninguna persona afectada por una bala de goma. Este es la pregunta", ha reprochado Tanno, quien resultó herido por un pelotazo durante la celebración de la victoria de la selección española en el Mundial de Sudáfrica de 2010. El joven italiano perdió su ojo derecho y sufrió fracturas en la cara pero los agentes que le hirieron a él y al resto de víctimas "aun trabajan dentro de los Mossos".

Los dos representantes de Stop Balas de Goma y Ojo con tu ojo han lamentado que no se hayan producido dimisiones —Quintana solo ha recibido disculpas del consejero Ramon Espadaler a título personal pero no institucional ni de su antecesor, Felip Puig—, y que se proteja a los antidisturbios ante la justicia. De hecho, hace unos días, el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, recordó en la misma comisión parlamentaria que los agentes solo cumplen órdenes.

El daño que pueden causar esas pelotas es muy superior al que pueden evitarPor otro lado, Tanno ha considerado que no se trata de ampliar las plantillas policiales —en Cataluña hay 5,05 agentes por cada mil habitantes mientras que en países como Alemania hay 2,99 y en el Reino Unido 2,6, según ha dicho—, ni de dotar con más herramientas a los antidisturbios sino aplicar "un modelo alternativo a disparar contra manifestantes".

Sin embargo, además de las pelotas de goma —que tienen una fuerza de 800 julios— y de los subfusiles, recientemente se ha incorporado un camión de agua. "La respuesta de 'porque hacen falta' no es propia de un director general de la policía", ha espetado Tanno. "El daño que puedan generar esas pelotas es muy superior al que puedan evitar. Un ser humano vale más que un contenedor", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.