Personal de la Unidad de Gestión de Activos Singulares (UGAS), el 'banco malo' de NCG Banco que tiene oficinas, una parte inmobiliaria y otra de recuperación, se ha concentrado este lunes ante la oficina principal de la entidad en Vigo para reclamar que se paralice la venta de esta parte del negocio hasta que se resuelva la subasta de Novagalicia.

En torno a medio centenar de personas han protestado para rechazar que se venda esta unidad, para la que NCG estudia varias ofertas para adquirirla completa o en alguna de sus diferentes partes. La movilización, convocada por trabajadores de la UGAS, ha sido respaldada por los sindicatos CIG y ASCA.

Los empleados han pedido el respaldo de los sindicatos y estas dos han sido las organizaciones que han respondido en esta convocatoria. Tanto CC.OO. como UGT han explicado en las páginas web de sus respectivas secciones sindicales su postura y han señalado que el pasado 4 de julio se celebró una reunión con el presidente de NCG Banco, José María Castellano, y responsables de UGAS, en la que "se le dio traslado por todas las organizaciones sindicales de la preocupación existente en la plantilla".

De este encuentro estas organizaciones sindicales aseguran que se han quedado con el compromiso de que "no se va a hacer nada que no sea hablado, negociado y cerrado con la representación sindical", en palabras de CC.OO. Por ello, han manifestado que, aunque respetan la convocatoria de la concentración, consideran que no se dan las circunstancias para la protesta en este momento.

Por su parte, el responsable de CIG-Banca, Clodomiro Montero, ha trasladado el apoyo de este sindicato a la protesta, a la que ha acudido, y ha justificado que los empleados rechacen "la venta no se sabe muy bien a quién".

Además, ha manifestado que los trabajadores de UGAS analizarán posibles nuevas protestas por este motivo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.