El acusado de matar a un hombre en su masía de Vilobí d'Onyar (Girona) el 6 de septiembre de 2011, Sayon K., ha negado los cargos que se le imputan y ha asegurado que cuando llegó a la casa encontró a la víctima malherida en el suelo, agonizando y con mucha sangre en la cabeza y la cara.

El procesado, que solamente ha querido contestar a las preguntas que le ha formulado su abogado, ha declarado este lunes por la tarde en la Audiencia de Girona y ha insistido en que cuando encontró al fallecido en el suelo intentó ayudarlo, pero al ver que no respondía fue a casa de los vecinos más cercanos a pedir que llamaran a los Mossos d'Esquadra y a una ambulancia.

"No lo maté y en ningún momento pensé en huir", ha manifestado el acusado en su declaración; y, según ha explicado, él y la víctima eran amigos, y éste lo había acogido en su casa unos meses atrás, dándole trabajo y dejándole dormir en un coche, ya que el acusado ha contado que hasta el momento dormía debajo de un puente.

El día de los hechos, el fallecido le dijo al acusado que harían el cambio de nombre del coche donde dormía para que pudiera quedárselo y fueron a la Dirección General de Tráfico, pero como Sayon K. no tenía papeles no pudieron hacerlo y fue a pedir la documentación a un amigo para poder hacer el cambio.

Finalmente, este cambio de nombre no pudo hacerse porque el coche ya estaba dado de baja, y según el fiscal, este hecho enfadó tanto el acusado que atacó con una herramienta a la víctima, dándole fuertes golpes en la cabeza y rematándolo después pasándole por encima con el coche.

"No me enfadé por el cambio de nombre, a mi me daba igual porque tampoco podía usar el coche porque no tenía permiso de conducir", ha manifestado el procesado a preguntas de su letrado; y ha insistido que estaba muy agradecido al fallecido por haberlo ayudado.

Ha contado que el día del crimen esperó a que llegaran los Mossos d'Esquadra y la ambulancia y que no tuvo ningún problema en ir a declarar a comisaría; una vez allí le comunicaron que se le acusaba de la muerte del propietario de la masía Ca l'Artau de Vilobí d'Onyar.

El fiscal no se cree la versión del procesado y le acusa de un delito de asesinato con alevosía, por el que le pide 18 años de cárcel; la acusación particular, que representa a la familia de la víctima, eleva la petición de pena a 25 años, mientras que la defensa pide la absolución para el acusado.

Consulta aquí más noticias de Girona.