El bailarín, director y coreógrafo Guillermo Weickert estrena esta noche su último espectáculo 'Lirio entre espinas', una de las tres producciones propias del Festival Internacional de Danza de Itálica 2013, y lo hace con todas las entradas vendidas tanto para este lunes, estreno, como para su segundo día de representación, el próximo jueves 11.

La Compañía de Guillermo Weickert pone en escena esta obra en un enclave muy especial: el Claustro de los Muertos, del monasterio fortificado de San Isidoro del Campo, en Santiponce, escenario que se ha incorporado esta edición al Festival Internacional de Danza de Itálica, junto al Teatro Romano.

Las representaciones comienzan a las 22,30 horas, pero el Monasterio estará abierto una hora antes, para que el espectador interesado pueda realizar una visita al recinto. La obra va a poder verse en seis funciones, los días: 8, 11, 14, 15, 18 y 19 de julio.

'Lirio entre espinas' surge de la intención del Festival Internacional de Danza de Itálica de rescatar el espacio de San Isidoro del Campo para su presente edición, un lugar emblemático que, sin embargo, pocas personas han visitado por dentro.

Dada la importancia patrimonial y la rica historia del conjunto, la compañía se plantea desde un primer momento elaborar una producción relacionada con el mismo y que dialogara con él. En palabras de Guillermo Weickert: "Era un espacio tan potente y tan fuerte que nos parecía absurdo meter allí un espectáculo que no tuviera pensado y creado para ser representado en él".

Y la obra parte, buscando la sugerencia y la curiosidad del espectador hacia el monumento, del 'Cantar de los cantares' que recoge la primera Biblia traducida al castellano, conocida como 'Biblia del Oso', traducción que se lleva a cabo en S. Isidoro. "No hemos olvidado que vamos a bailar sobre el espacio usado como cementerio de la orden jerónima, así que queríamos que de alguna manera la obra fuera una celebración del estar vivos, con conciencia de su carácter efímero", asegura Weickert.

Todo este universo sensorial se va desgranando en la coreografía a través del cuerpo, entendido como 'canal de conocimiento, de sabiduría y de acceso a niveles de conocimiento más elevados'. 'Lirio entre espinas' apela al cuerpo antes que la mente, a los sentidos antes que a las ideas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.