El vicepresidente de Unicaja Banco, Manuel Atencia, que es también director del curso de verano de la Universidad de Málaga (UMA) 'España en la encrucijada: la salida de la crisis', ha manifestado este lunes que la economía española crecerá de forma moderada a partir del próximo año, considerando este 2013 como un "año de inflexión".

Este cuerdo, según Atencia, tiene el objetivo de reflexionar sobre la "compleja" situación económica que vive España, "pero pensando especialmente en el futuro, en cómo tenemos que prepararnos como sociedad para ir saliendo de la actual crisis". "La salida está cerca", ha aseverado.

Ha asegurado que se aprecian nuevas realidades que permiten hablar de una mejora económica, atendiendo a parámetros como el saneamiento de las cuentas públicas, las políticas de consolidación fiscal, la culminación de la reestructuración bancaria, la estabilización del euro y la contención de la destrucción de empleo.

Además, ha hecho hincapié en que este 2013 como vive como "un año de inflexión" que permitirá, "debido a las políticas de ajuste llevadas a cabo, sentar las bases para un moderado crecimiento económico" en España. Así, ha confiado en que esta mejora se pueda traducir en creación de empleo, "aunque para ello habrá que seguir manteniendo las políticas de contención y reajustes puestas en marcha". "Una vez que la economía empiece a crecer, se podrá pensar en una bajada de la presión fiscal", ha recalcado el director del seminario.

Atencia ha profundizado también en el proceso de reestructuración financiera durante su conferencia 'Crisis y reestructuración bancaria en España' en la que, ha dicho, "el complejo y delicado proceso de saneamiento realizado en bancos y cajas de ahorro está prácticamente culminado", lo que, en su opinión, garantiza que en un futuro próximo el crédito tanto a familias como a empresas irá fluyendo con normalidad.

CIBERACOSO

Por otro lado, en otro de los cursos de Ronda se está analizando el problema del ciberacoso, que según ha explicado la profesora de Psicología de la UMA Ángela Muñoz, "es el comportamiento agresivo intencionado de provocar daño a alguien con insultos, amenazas o mofas a través de Internet, normalmente entre personas que se conocen y vinculado a problemas de convivencia escolar o entre adolescentes".

"Es como una magnificación del acoso escolar o de problemas entre iguales aprovechando la difusión en redes sociales", ha aclarado la directora del curso, quien ha considerado la educación como una vía preventiva.

En su opinión, "hay que enseñar a ser ciudadanos digitales", hacer un uso tolerante de Internet y conocer los riesgos de las redes sociales. Las conductas de riesgo, ha continuado, están relacionadas con las necesidades de los jóvenes, mayoritariamente los que tienen entre 12 y 16 años, que buscan relaciones de amistad y hacer público cómo se sienten, pero esta difusión de lo privado es un comportamiento de riesgo en sí mismo. Por ejemplo, publicar en la Red datos personales o los lugares a los que se va es "hacerse vulnerable uno mismo".

El perfil del acosador es alguien agresivo y que se siente fuerte acosando y las víctimas son personas vulnerables, tímidas o con alguna característica física que le hace ser objeto de ridiculización, ha explicado. En el ciberacoso, además de agresor y agredido, hay unos espectadores que "respetan la ley del silencio", por lo que ha abogado por trabajar "desde el sistema educativo y sensibilizar a la población para que no dejen a las víctimas sin defensa".

A su juicio, una forma de enseñar a los más pequeños en este ámbito podría ser, más que con profesores o padres, con iniciativas como 'ciberamigos' o 'cibervoluntarios', adolescentes de más de 16 años que educasen en el uso de las redes sociales a menores.

En Ronda también se desarrollará este lunes y este martes el taller de empleo, en el que se abordarán, entre otros temas, las técnicas de búsqueda de trabajo, las redes sociales y el autoempleo y se informará sobre recursos formativos, becas y prácticas a nivel nacional e internacional.

VÉLEZ-MÁLAGA

El municipio malagueño de Vélez-Málaga ha iniciado este lunes los cursos de verano de la UMA que se celebrarán hasta el próximo viernes, en concreto son tres seminarios y un taller de empleo.

En el seminario 'Los retos del siglo XXI para una hortofruticultura sostenible', el director y catedrático de Genética de la UMA, Eduardo Rodríguez, ha asegurado que la crisis apenas ha afectado a la agricultura española: "durante todo este tiempo de crisis la producción se ha mantenido".

Sin embargo, el sector hortofrutícola tendrá obstáculos en los próximos años, según Rodríguez, quien ha explicado que en este curso se abordarán los retos de la agricultura sostenible y se estudiarán las soluciones que permitan mejorarla. El problema principal al que se enfrenta la hortofruticultura española es la competencia con los países mediterráneos.

"Naciones como Turquía tienen un gran potencial en cuanto a producción se refiere", ha dicho, y ha añadido que el camino a seguir es fomentar la calidad en los cultivos: "la calidad del agua es importante, también hay que controlar el uso de productos químicos y especialmente con los transgénicos", ha concluido.

El curso 'Alan M. Turing: enigmático, visionario y condenado se ha iniciado con una ponencia de Ernesto Pimentel, catedrático de Universidad de Lenguajes y Sistemas Informáticos, quien ha abordado la importancia de esta figura, que ha considerado el padre de la informática.

Turing desarrolló numerosas iniciativas como la 'Teoría de Computación', diseñó uno de los primeros computadores y fue clave en la II Guerra Mundial, ya que consiguió descifrar el código de la Máquina Enigma, un sistema que puso en jaque a los aliados durante el principio del conflicto. "Fue tratado como un héroe", ha recalcado el ponente. Sin embargo, Turing tuvo una vida difícil en sus últimos años, ya que se descubrió de forma pública su homosexualidad, algo que estaba castigado en Gran Bretaña en los 40 y 50.

"Tuvo dos opciones: o ir a prisión o 'tratarse' con estrógenos y escogió la última". Tras dos años de tratamiento y víctima de una fuerte depresión, el padre de la informática ingirió una manzana con cianuro que le provocó la muerte en 1954.

Consulta aquí más noticias de Málaga.