El accidente de autobús ocurrido en Tornadizos (Ávila), que ha costado la vida a nueve personas este lunes, es hasta el momento el peor en cuanto a víctimas mortales desde 2008 y uno de los más graves en la última década.

Para encontrar un siniestro similar hay que remontarse al 19 de abril de 2008, cuando un autobús que llevaba a 44 turistas extranjeros volcó cerca de Benalmádena (Málaga) causando la muerte de nueve de ellos y dejando heridos a 38 personas, según han señalado a Europa Press fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Desde 2005 ningún otro accidente de autobús ha superado la cifra de nueve personas fallecidas, aunque ha habido siniestros muy graves como el ocurrido en agosto de 2008 en la AP-7, cerca de Oropesa del Mar (Castellón), en el que perdieron la vida ocho personas y 45 resultaron heridas o el ocurrido en abril de 2006 en la A-1, a la altura de Pedrezuela (Madrid), con siete fallecidos, entre ellos un bebé de 18 meses.

Para encontrar un accidente tan mortífero como el de Tornadizos o el de Benalmádena de 2008 hay que remontarse a 2001 cuando otro autobús que llevaba a personas de tercera edad de excursión por la A-493, cerca de La Palma del Condado (Huelva), volcó causando la muerte de 19 de ellos. Un año antes, en 2000, otra tragedia conmocionó al país al fallecer 22 niños y cinco adultos en un accidente de autobús que los llevaba a un campamento de verano en las proximidades de Soria.

Un transporte seguro

Los accidentes de autobús no son tan frecuentes como el de otros vehículos y tampoco tan mortíferos —en términos de víctimas mortales al año—, aunque sus efectos son muy visibles debido al impacto que causan los siniestros más graves.

Desde 1993 y hasta 2011 —última fecha para la que hay cifras consolidadas—, un total de 569 personas han perdido la vida en accidentes de autobús, lo que representa el 0,75 por ciento de todas las víctimas mortales de tráfico, según datos de la DGT. Este porcentaje es reducido comparado con el de conductores y pasajeros de coches (65,1%) o el de ocupantes de motocicletas (11,2%).

De hecho, no sólo los coches y las motocicletas, sino también las bicicletas, los ciclomotores y los camiones superan en víctimas mortales y heridos a los autobuses desde 1993, convirtiendo a este vehículo en el más seguro de los que circulan por carretera.

Por años, el peor en las dos últimas década en cuanto a muertos en accidentes de autobús fue 1997, con un saldo de 58 muertos en siniestros de este tipo de vehículos, según las series históricas de la DGT. Por detrás de ese año se situarían 1996, con 57 fallecidos; 2001, con 50 fallecidos; 1998, con 45 muertos; y 2000, con 44 víctimas mortales.

Entre los peores accidentes de autobús de la historia de España figura el ocurrido en abril de 1979 cerca de Santa Cristina de la Polvorosa (Zamora) cuando un autobús escolar se precipitó al río Órbigo, causando la muerte de 49 personas, entre ellas 45 niños, que regresaban a casa tras participar en un viaje organizado por su colegio a Madrid.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.