El subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, ha atribuido a "una cuestión de funcionalidad" la modificación adoptada este viernes por el Consejo de Ministros en relación a la prestación del servicio ferroviario Jaén-Cádiz, que antes del final de este mes de julio pasará a discurrir en su totalidad por vía convencional.

En una rueda de prensa para presentar una campaña de la Dirección General de Tráfico (DGT) en la provincia, Lillo ha remarcado que son "criterios técnicos" los que determinan "que se opte por una u otra" opción en la prestación del servicio.

De esta manera, el subdelegado del Gobierno en Jaén ha defendido que el objetivo que guía este tipo de decisiones es lograr, por parte del Ejecutivo, "el mejor desarrollo y economía de explotación de la red" ferroviaria.

La decisión referente a la línea Jaén-Sevilla se enmarca en un plan de racionalización de servicios Avant, de alta velocidad y media distancia, y de ancho métrico, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, así como en el plan general de eficiencia de los servicios ferroviarios y de ahorro de costes dentro de las compañías públicas que viene acometiendo el Ministerio de Fomento y la dirección de Renfe desde principios de 2012.

Consulta aquí más noticias de Jaén.