El exsubgobernador del Banco de España (BdE) y expresidente de la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Francisco Javier Ariztegui, ha destacado que por parte del banco central no hubo "ninguna vocación masoquista de asfixia" sobre la CAM, sino que se pretendía "encontrar una solución al problema" pero "cuando se vio que no había salida se tuvo que intervenir". Asimismo, ha destacado que "no hubo un proceso de expolio, sino de apoyo".

Ariztegui, que ha comparecido este lunes en la comisión de investigación sobre la CAM que se desarrolla en las Corts Valencianes, ha comenzado su intervención señalando que se ha presentado a esta cita bajo apercibimiento de que si no acudía podría incurrir en un delito de desobediencia.

Además, ha indicado que tanto el Banco de España como el FROB le han recordado el "deber de reserva" que tiene sobre datos e informaciones a los que ha tenido conocimiento durante el ejercicio de su cargo, y que su incumplimiento podría tener "consecuencias penales". Así, ha señalado que "este cruce de exigencias y contingencias no es nada sencillo" y se ha centrado en su papel en el FROB.

El exsubgobernador, y tras declaraciones del diputado de EUPV Lluís Torró en las que ha criticado el "expolio de la CAM", ha señalado que el Banco de España decidió que había que cambiar el consejo de administración y estabilizar la entidad, y el Fondo de Garantía "asumió un coste que puso el conjunto de los depositantes españoles de bancos y cajas de ahorro para tratar de apoyar la estabilidad de la entidad". "No existe un proceso de expolio, sino de apoyo por parte del resto de la sociedad española para conseguir la estabilidad financiera", ha apostillado.

Francisco Javier Aríztegui ha señalado que los dirigentes de la CAM "no fueron demasiado entusiastas de las opciones que tuvo" para integrarse en un SIP. "No fueron preactivos y se quedaron sin el llamado salvavidas", ha manifestado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.