"Más de 130" trabajadores de Mercasevilla, la sociedad gestora del mercado central de abastos, protagonizan la calurosísima mañana de este lunes una marcha a pie desde las instalaciones de la empresa, ubicadas junto a la autovía A-92, hasta los aledaños del Ayuntamiento hispalense, socio mayoritario de la compañía. Y es que la plantilla afronta una dura reestructuración que se traduce en 115 despidos y la externalización de otros 39 puestos de empleo. Al grito de "Mercasevilla no se privatiza", los trabajadores reclaman al Gobierno municipal del PP que no consume los despidos.

Rafael Domínguez (CCOO), presidente del comité de empresa de Mercasevilla, ha informado a Europa Press de que la marcha avanza "con normalidad" al objeto de finalizar la misma pasadas las 11,30 horas a las puertas del Ayuntamiento hispalense. Bajo un calor sofocante, los trabajadores de Mercasevilla marchan hacia el Ayuntamiento portando un ataúd para ilustrar el significado de los 115 despidos y la externalización de 39 puestos de empleo.

Porque como es sabido, la plantilla afronta un escenario en el que tanto los órganos de la empresa, como el Ayuntamiento hispalense y la sociedad estatal Mercasa en su papel de accionistas mayoritarios, han aprobado ya toda una serie de operaciones que culminan en la mencionada reestructuración general de la plantilla, que quedará reducida a sólo 25 personas a cuenta de los despidos y las externalizaciones.

El nuevo escenario de mercasevilla

En concreto, en los últimos meses, el Consistorio hispalense ha tramitado y aprobado definitivamente una modificación de los reglamentos de Mercasevilla que liberaliza los servicios que los trabajadores de la empresa prestan en la lonja de pescado, extremo que entrará en vigor el 11 de agosto y que abrirá las labores de carga y descarga y facturación del género a la libre contratación.

En paralelo, la propia empresa ha promovido una operación de ampliación de capital por valor de casi seis millones de euros para recabar fondos con los que afrontar las indemnizaciones del expediente de regulación de empleo (ERE) asociado a la liberalización de los servicios que la plantilla presta en la lonja. El Ayuntamiento, como socio mayoritario de Mercasevilla, aporta 3.086.154 euros a esta ampliación de capital gracias a una modificación presupuestaria aprobada ya por el pleno no sin una intensa pelea política, pues la oposición rechaza todo este conjunto de medidas.

Despidos y externalizaciones

En este marco, la empresa ha anunciado una reestructuración general de la plantilla basada en 115 despidos, la mayor parte de ellos encuadrados en los servicios de la lonja de pescado, la externalización de otros servicios en los que trabajan 39 empleados, y la reducción de la plantilla a 25 trabajadores. El conjunto de la operación busca suprimir la excepcionalidad de los servicios correspondientes a la lonja de pescado y la adaptación del modelo de gestión al de otros mercados centrales españoles, toda vez que el gremio de mayoristas de pescado podría contratar a varias decenas de los trabajadores afectados por el ERE que se cierne sobre la plantilla, aunque por supuesto en condiciones ajenas al convenio colectivo de Mercasevilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.