La Policía Nacional ha detenido en el municipio malagueño de Alhaurín de la Torre a un "peligroso" fugitivo, de 41 años, y que para evitar su arresto se escondió en una 'habitación del pánico' que tenía en su propia habitación, detrás del vestidor.

El arrestado es Mark A.L., natural de Reino Unido y con 41 años, que residía con identidad falsa en un chalé de esta localidad malagueña. En el interior de la estancia 'anti asalto' contaba, además, con cámaras de seguridad del circuito cerrado de televisión del chalé.

Este hombre fue condenado en el año 2000 a 24 años de prisión por narcotráfico y figura entre los delincuentes más buscados por las autoridades británicas. Según han informado desde la Policía Nacional a través de un comunicado, había cambiado su aspecto físico de forma considerable y se había convertido en un experto en una modalidad de combate de originaria de Brasil denominada 'vale tudo', donde los luchadores pueden utilizar cualquier tipo de arte marcial o deporte de contacto.

Una vez que los agentes especializados en la localización de fugitivos averiguaron el lugar donde residía el fugitivo ahora detenido, se solicitó el apoyo del Grupo operativo Especial de Seguridad (GOES), que procedió al asalto de la vivienda. En su interior había dos hombres y dos mujeres, pero ni rastro de la persona reclamada.

Fue entonces cuando los agentes realizaron una búsqueda minuciosa por las distintas estancias del chalé y observaron que en un armario, situado en el vestidor del dormitorio principal, había una moldura de madera diferente al resto. Así, la desmontaron y quedó al descubierto lo que parecía una puerta de seguridad que daba acceso a la citada 'habitación del pánico'.

Sin embargo, los policías no pudieron abrirla y al no tener otra vía de escape el fugitivo se entregó. Los perros de presa que había en el jardín alertaron al individuo de la presencia policial, por lo que procedió a esconderse en esa estancia, en la que controlaba el exterior gracias a un ordenador conectado al CCTV de seguridad.

Buscado por unos hechos que se remontan a 1997

Los hechos por los que el ahora detenido era buscado se produjeron en el condado de Lancashire en 1997. Entonces, una investigación policial reveló que Mark A.L. era considerado el jefe de una organización de narcotraficantes.

En el registro del domicilio de su entonces pareja se descubrieron drogas —heroína, MDMA, cocaína, cánnabis y anfetaminas— cuyo valor ascendía a 500.000 libras. Ella fue declarada culpable y condenada a cinco años de prisión; sin embargo, la investigación continuó y en 1998 se detuvo a un socio del hombre, al que se le intervinieron en su vivienda drogas valoradas en 250.000 libras y una pistola.

Ambos admitieron estar involucrados en el transporte y tráfico de drogas e identificaron a Mark A. L. como el responsable de la banda de narcotraficantes. Cuando la policía registró su domicilio, en mayo de 1998, encontraron 2.000 libras en efectivo, negando haber participado de ninguna manera en el tráfico de drogas. A pesar de ello fue imputado de siete infracciones.

El juicio comenzó en febrero del año 2000, y fue puesto en libertad bajo fianza durante su celebración. Dos meses más tarde no compareció ante el Tribunal para cumplir con las condiciones de su libertad condicional, por lo que fue emitida una orden de detención contra él. El juicio continuó en su ausencia y fue declarado culpable de todas las infracciones, siendo condenado en rebeldía a un total de 24 años de prisión que deberá cumplir en su totalidad.

La operación ha sido realizada por agentes del Grupo de Localización de Fugitivos y del GRECO Costa del Sol —adscritos a la Comisaría General de Policía Judicial—, agentes del Grupo de Estupefacientes y Relaciones Internacionales de la Comisaría de Málaga, el GOES, la Unidad de Intervención Policial y el Servicio de Medios Aéreos.

Consulta aquí más noticias de Málaga.