La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón ha iniciado obras de conservación en la cubierta y la torre de la Iglesia de Santa María de Sádaba (Zaragoza). Se trata de dos espacios que estaban afectados por humedades y por la acción de las aves que anidan en el edificio.

Las obras supondrán una inversión de 23.662 euros y permitirán subsanar los desperfectos y evitar que estos espacios sigan deteriorándose. Hasta el momento se ha realizado una limpieza de la cubierta y de las bajantes que acumulaban gran cantidad de excrementos y se está procediendo a la sustitución de las tejas rotas que habían provocado la aparición de goteras.

El director general de Patrimonio Cultural, Javier Callizo, ha explicado que, además, se están reparando los canalones, se va a mejorar la impermeabilización y se van a cerrar con mallas los huecos abiertos en la torre para impedir el acceso de pájaros al interior. También está prevista la colocación de un nuevo sistema electrostático de alejamiento de aves.

La Iglesia de Santa María de Sádaba está considerada como uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica aragonesa. Consta de una sola nave con capillas laterales entre contrafuertes y ábside poligonal y una esbelta torre dividida en tres cuerpos y coronada por una aguja de crestería.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.