Euros
Imagen de la impresión de unos billetes de euro. Thierry Roge / REUTERS

El banco público alemán que ha prestado 800 millones de euros al Instituto de Crédito Oficial (ICO) español para financiar pymes sólo ha accedido a abrir esta línea de crédito porque Berlín se hizo garante del total.

El crédito se otorga solamente porque el Estado federal garantiza la suma completa Así lo asegura en su edición de este domingo el semanario alemán Der Spiegel, que añade que "en circunstancias normales" el estatal Banco para la Reconstrucción (KfW) alemán nunca hubiese abierto una línea de crédito de estas características por suponer "demasiado riesgo".

La publicación asegura basar su artículo en las conversaciones que tuvieron lugar en la última reunión de la junta directiva de la entidad financiera alemana antes de la firma del acuerdo bilateral entre el KfW y el ICO, suscrito con el respaldo de los Gobiernos de Madrid y Berlín el pasado miércoles.

"El banco estatal no concedería este crédito en circunstancias normales porque supone demasiado riesgo. El crédito se otorga solamente porque el Estado federal garantiza la suma completa", asegura el texto, que no cita fuentes.

La necesidad de que Alemania avale la cantidad, argumenta la publicación, no sólo es sintomática de la escasa credibilidad genérica que la entidad concede al sector privado español en estos momentos, sino también de las garantías que le ofrece el Estado español.

El Estado español es a su vez garante del ICO, ya que esta entidad es también enteramente pública.

Esto es, concluye Der Spiegel, "el KfW tiene en la actualidad muy poca confianza en la solvencia crediticia de España", una afirmación que ellos mismos califican de "explosiva" por sus implicaciones.

Valoraciones sobre el préstamo

Esta información contrasta con las declaraciones realizadas en la firma del acuerdo por los ministros presentes: de parte de España, los titulares de Economía, Luis de Guindos, e Industria, José Manuel Soria; y de parte alemana, el de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el de Economía, Philipp Rösler.

Soria aseguró en este acto que el convenio refleja la "confianza" en la economía española y la "credibilidad" que generan en Berlín las políticas del Gobierno español.

Por su parte, Rösler resaltó que ésta es una de las "contribuciones" alemanas a la estabilidad del euro y que no se lleva a cabo "solamente por amistad o solidaridad", sino "también por interés económico", ya que España es un importante mercado para Alemania.

Además, argumentó que el KfW ha abierto esta línea de financiación porque tiene "una gran confianza" en que las reformas implementadas en España darán su fruto de crecimiento y creación de empleo, ya que de otra manera "no lo hubiera hecho".

El crédito global concedido por el KfW asciende a 800 millones de euros, que se prestan por un período de diez años, con cuatro de carencia, y a un tipo de interés variable del fijado por el euríbor más 37 puntos básicos.

De Guindos indicó en la presentación que este dinero se puede "multiplicar por tres", hasta alcanzar los 2.400 millones, ya que el crédito medio del ICO tiene una duración de algo más de tres años, por lo que la entidad española podría prestar hasta tres veces la liquidez aportada por el KfW antes de tener que devolverla.