Vigo terminará el año con un esperado estreno. Este sábado, cumpliendo con lo que marca la ley, se pone en marcha el que será ya el segundo Juzgado de Violencia de Género de la ciudad. La nueva sala, ubicada en la calle Lalín, será la única de toda Galicia dedicada por completo a los casos de malos tratos.

Y es que la ciudad olívica encabeza el ranking gallego con 516 denuncias cursadas durante el pasado año. Dicho de otro modo, en Vigo se juzgan dos casos diarios de violencia de género.

Hasta el momento, estos temas se tramitaban en Juzgado número 8, que también lleva los asuntos de familia y que desde hace meses está totalmente desbordado.

Las deficiencias no terminaban aquí. La vigilancia brillaba por su ausencia, al igual que la seguridad. Estas necesarias reformas no han supuesto retraso alguno en los juicios pendientes, pues el nuevo se ha instalado en una sala cercana que estaba en desuso.

Por otra parte, la conselleira de Sanidade, María José Rubio, anunció ayer que el nuevo parte de lesiones por violencia de género formará parte de la historia clínica de la víctima, tanto electrónica como de papel.

Asimismo, explicó que su departamento está trabajando en la elaboración de una Guía Técnica en Violencia de Género y en el Ámbito Familiar. En este documento se establecen los indicadores que pueden alertar sobre la existencia de maltrato, los procedimientos para garantizar pautas de actuación homogéneas en toda la comunidad y, además, la información para facilitar que la mujer cuente con la asistencia integral que necesita en estos casos, tanto sanitaria como jurídica y social.

Concentración

Como viene siendo habitual, y coincidiendo con el último jueves de cada mes, la Asociación Rede Veciñal de Mulleres Contra os Malos Tratos se concentra hoy a las 20.00 h frente al Marco en protesta por los continuos casos de violencia doméstica.

A disposición judicial

Bernardo Lucio A. A., sospechoso de acuchillar a su pareja y al hijo de ésta el pasado lunes en Vigo, pasó ayer a disposición judicial, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Por su parte, la mujer y el menor, de 16 años de edad, evolucionan favorablemente de sus heridas en el hospital Meixoeiro. La mujer presentaba varias contusiones y cortes en la cara y su hijo tenía una herida grave en el abdomen y también cortes en un brazo.