En su camino, atravesó la calle Tomás Alonso en dirección prohibida, subió el coche sobre las aceras de la calle Coruña «poniendo en peligro la vida de los peatones», según los agentes. Después, se desvió hacia la avenida de Castelao y, ya en la calle Marín, la Policía Local logró detenerlos. En su huida, el joven golpeó cuatro coches que estaban estacionados y «dejó tirados» a dos motoristas, según aseguraron desde la Policía.