Este cambio de estrategia responde al rechazo mayoritario de esta medida por parte de los diferentes sectores implicados, desde los madereros hasta las asociaciones ecologistas.

Pero no es el único punto que cambia: también se rebajarán las sanciones que se impondrán por descuido o abandono de los montes. Y es que en el texto inicial se establecían multas de hasta un millón de euros por el descuido de algunas zonas forestales como las próximas a empresas pirotécnicas o vías de comunicación.

Además, Medio Rural ampliará el presupuesto de la futura ley para asumir las labores de desbroce y limpieza de montes en pistas forestales además de en los núcleos de población, como tenía previsto inicialmente.