La alcaldesa de Manilva (Málaga), Antonia Muñoz, y siete ediles que anunciaron su baja de Izquierda Unida (IU) y su pase al grupo no adscrito han informado este jueves en el pleno ordinario del Ayuntamiento de esta decisión, adoptada después de que la coalición de izquierdas les exigiera su marcha por los presuntos casos de enchufismo y trato de favor.

Así, se ha informado en la sesión plenaria, que se celebra cada dos meses, y no conlleva ninguna votación sino que se trata de una mera comunicación a la Corporación. En concreto, existen dos fórmulas, bien tal y como han hecho, o presentando un escrito por registro de entrada en el que señalen que dejan IU y se pasan al no adscrito.

En definitiva, se ha dado oficialidad a la decisión de la regidora y siete ediles, hasta ahora de IU, formación que pierde su representación en el Consistorio. El equipo de gobierno está formado también por dos concejales de la Asociación Socialista Manilveña (ASM). En la oposición se encuentran PSOE, con cuatro representantes, y el Partido Popular (PP), con tres.

El portavoz de los 'populares' en el Ayuntamiento de Manilva, Francisco Miguel Álvarez, ha señalado a Europa Press que en esta sesión se ha seguido "el guión previsto", con un trámite "legal y obligatorio". No obstante, ha confiado en que este pase al grupo no adscrito por parte de los ediles que eran de IU "no sea una pantomima —de la coalición— para sacudirse la presión mediática que hay incluso a nivel nacional".

Álvarez ha manifestado que a pesar de los presuntos casos de enchufismo los dos miembros de la ASM "siguen con ese apego y muestras de apoyo a un equipo de gobierno salpicado por muchas irregularidades que se están debatiendo en sede judicial". "Se van a hacer cómplices de la gestión presuntamente irregular según el juzgado", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.