Los herederos de los tres fallecidos en el derrumbe de El Cabildo, en el que murieron Gumersinda Francisca Colmenero, Jesús Manuel Gómez Colmenero y Raúl Teodoro Monzón, recibirán casi 400.000 euros por la pérdida de sus familiares.

Así se establece en la sentencia sobre el derrumbe de El Cabildo dictada por el Juzgado de lo Penal Número 3 de Santander, y fechada este mismo jueves, apenas quince días después de que concluyera el juicio, que quedó visto para sentencia el pasado 18 de junio.

En la sentencia se recoge el acuerdo alcanzado entre las partes para rebajar de 4 a 2 años la pena de prisión y dos de inhabilitación profesional para el ingeniero Carlos Iturregui mientras que se elimina la petición de cárcel para el constructor Adolfo Menocal, que únicamente deberá pagar una multa de 1.500 euros.

Al ingeniero, se le imputan tres delitos de homicidio imprudente, uno de lesiones imprudentes y otro de daños imprudentes. Sin embargo, al constructor se le imputan tres faltas de homicidios imprudentes, una falta de lesiones y un delito de daños imprudentes.

Antes del acuerdo, tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares pedían cuatro años de prisión, por un delito de homicidio imprudente, para ambos, como responsables de las obras realizadas en el edificio contiguo al que se vino abajo en el número 14 de la Cuesta del Hospital.

El derrumbe se cobró la vida de tres vecinos el 8 de diciembre de 2007 y el juicio se inició cuando se habían cumplido ya cinco años y medio de la tragedia.

En el juicio, los acusados manifestaron su conformidad total con los hechos que se les imputan y con las penas. Una vez resuelto con el acuerdo el ámbito penal, en el juicio se abordó únicamente lo relativo a la responsabilidad civil y las indemnizaciones.

Responsabilidad civil

Según la decisión del Juzgado de lo Penal Número 3 de Santander, la responsabilidad civil recae sobre el arquitecto y el constructor, que han sido condenados a indemnizar conjunta y solidariamente.

Las Compañías aseguradoras Caser y La Estrella son consideradas como responsables civiles directas y como responsables civiles subsidiarias las empresas Ingenia, de la que era socio Iturregui, y Menocal, del constructor.

Además, la Comunidad de Propietarios del nº 12 de la Cuesta del Hospital también ha sido considerada responsable civil subsidiaria y deberá participar en las indemnizaciones.

La indemnización por la muerte de las tres personas que perecieron en el suceso asciende a unos 399.371 euros, de los cuales 90.954 euros son para los herederos de Gumersinda Colmenero; 171.986 para los de su hijo Jesús Manuel Gómez Colmenero, y 136.431 para los de Raúl Teodoro Monzón.

Concretamente, cada uno de los tres hijos de Gumersinda —Francisco, Lucía y Domingo— recibirá 22.738 euros, lo mismo que los herederos de su otro hijo, Jesús Manuel Gómez Colmenero, lo que suma un total de indemnización por la muerte de esta mujer de unos 90.954 euros.

La indemnización por la muerte de Jesús Manuel Gómez Colmenero asciende a 171.986 euros, de los cuales 163.717 son para su hija menor de edad, a pesar de que los hermanos del fallecido aseguraron en el juicio que no tenían relación.

El resto de la indemnización por esa muerte iría para la madre de Jesús Manuel Gómez Colmenero, Gumersinda, pero al haber fallecido también en el suceso pasa a sus legales herederos.

Por el fallecimiento de Raúl Teodoro Monzón Florez, que en el momento del derrumbe vivía con Gumersinda y Jesús Manuel, asciende a 136.431 euros, de los cuales 109.145 son para la esposa del fallecido y 9.095 para cada uno de sus tres hijos.

Además de las indemnizaciones por los fallecimientos, los responsables civiles deberán hacer frente a otras por diferentes conceptos, como lesiones, pérdidas de inmuebles del edificio que se derrumbó, el 14, y el anexo, el 12; y por los daños y perjuicios ocasionados por la pérdida de enseres y efectos a los propietarios de viviendas en ambos edificios.

En total, las indemnizaciones superan los 1,28 millones de euros, de las cuales la mayor parte derivan del pago a los propietarios de viviendas en el edificio que se cayó, el 14, que suman casi 375.000 euros, y en el anexo, el 16, declarado en ruina, por valor de unos 171.000.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.