El presidente de la Diputación de Girona, Joan Giraut (UDC), ha retado al jefe de Protocolo de la corporación, Josep Maria Amargant, a hacer públicos en los medios de comunicación todos los "trapos sucios" que dice haber tapado.

"Sobre todo estos trapos sucios que dice que hace tantos años que tapa y que anunciará. Le pido que por el bien de las institución los haga públicos en los medios de comunicación. No una parte, todos. Queremos saberlos todos, yo el primero", ha expuesto Giraut en rueda de prensa este jueves en Girona.

Giraut ha comparecido por las cuatro denuncias que presentó Amargant —representante de la Central Sindical Independiente de Funcionarios y presidente de la Junta de Personal de la institución— contra los asesores del partido en la corporación provincial, a quienes acusaba de cobrar sin estar ni un solo día en la Diputación.

El presidente de la Diputación ha leído las resoluciones que ha hecho el departamento de recursos humanos de la corporación provincial sobre las denuncias hechas por Amargant, unos informes que concluyen que las peticiones formuladas por el denunciante "no son admisibles" en base a la actual legislación y que concluyen que no ha habido irregularidades en el nombramiento ni las condiciones laborales de los asesores.

Las resoluciones especifican que Amargant "confunde" en sus denuncias diferentes regímenes jurídicos: el de personal directivo, el de personal eventual directivo y el de funcionarios.

"Aquí no hay corrupción, ni tráfico de influencias, ni desviación de poderes, a no ser que lo diga un juez", ha añadido Giraut.

Pérdida de confianza

Giraut también ha detallado porque quitó atribuciones a Amargant, que hasta la semana pasada era Jefe de la Oficina de Protocolo y Comunicación y ahora se ocupa solamente de los temas de protocolo: "La motivación fue una reestructuración del área, pero es también porque ha existido una pérdida de confianza hacia su persona, no en el terreno laboral".

Una pérdida de confianza que está relacionada con el caso de cruce de denuncias entre el expresidente de la Diputación de Girona, Jaume Torramadé, y la exasesora de UDC en la corporación, Minerva Amador; él la denunció a ella por intento de extorsión y ella a él por presunto acoso sexual.

El presidente de la Diputación ha reconocido que cuando tomó posesión del cargo, después de la renuncia de Torramadé, decidió mantener las responsabilidades de Amargant a pesar de que diversas personas le cuestionaron la decisión.

"Creí que merecía mi confianza porque entendía que esto podía beneficiar la institución; hice la apuesta aunque sabía que tenía riesgos que finalmente se han demostrado", ha manifestado Giraut.

En su opinión, cada uno en el terreno personal puede hacer lo que crea conveniente, pero considera que detrás de un diputado o de un funcionario también está la responsabilidad por la institución y es en este punto dónde Giraut ha perdido la confianza en Amargant.

Aún así, Giraut ha afirmado que no actúa por resentimiento y que no tienen ninguna voluntad de castigar ni de abrir expedientes contra nadie.

Consulta aquí más noticias de Girona.