La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acoge este jueves el juicio contra un empleado de una empresa de pescados acusado de quedarse con dinero que le abonaban los clientes por la compra de productos y que tenía la obligación de entregar a la entidad para la que trabajaba, a la que provocó un perjuicio económico superior a los 51.723 euros.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito continuado de apropiación indebida y pide para el acusado cuatro años de cárcel y 2.400 euros de multa.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, el acusado, José M.M.R., trabajó hasta junio de 2009 en la empresa realizando labores de transporte y venta ambulante, así como gestionando los cobros a los clientes.

No obstante, desde el 19 de agosto de 2008 hasta el 17 de enero de 2009, "movido por el propósito de obtener un beneficio ilícito", retuvo pequeñas cantidades de los importes recibidos de los clientes, por un total de 3.064,5 euros.

Posteriormente, y pese a recibir de forma reiterada los productos remitidos por la mercantil para su transporte y posterior venta, negó haberlos recibido y dejó de satisfacer la integridad de los importes de su venta, ocasionando un perjuicio económico a la empresa de 51.723 euros.

Consulta aquí más noticias de Granada.