Trabajadora
Una trabajadora en una fábrica. EFE

En España las mujeres se jubilan a edades más tardías que los hombres, mientras que en la mayoría de los países europeos ocurre a la inversa, es decir, ellas se jubilan antes que los varones.

Según datos de Eurostat, la media europea de la edad de jubilación femenina está en 60,7 años, frente a los 61,7 años de los varones. Sin embargo, en cinco países, entre los que se encuentra España, las mujeres se jubilan más tarde, algo que coincide con una tasa baja de empleo femenino. Los otros cuatro países son Francia, Finlandia, Irlanda e Italia.

La media europea de la edad de jubilación femenina está en 60,7 años, frente a los 61,7 años de los varones "Hay mucha literatura sobe las tasas de empleo de las mujeres, pero relativamente poca sobre su jubilación, sobre todo en Europa continental", explica Jonas Radl, investigador del departamento de Sociología II de la UNED.

El sociólogo es el director de un estudio en el que concluye que las mujeres se jubilan más tarde que los hombres sobre todo porque económicamente no pueden permitirse retirarse antes.

La alta incidencia del trabajo a tiempo parcial, la brecha salarial de género o el hecho de que las carreras de muchas mujeres se vean interrumpidas durante determinados períodos debido al cuidado de los hijos influyen en que el importe de sus pensiones sea inferior al de los hombres.

"Estas circunstancias desfavorables representan un incentivo para trabajar hasta una edad más avanzada, especialmente para mujeres divorciadas o viudas, cuyas pensiones son a menudo bastante bajas", indica Radl en el estudio, publicado en la Revista Española de Investigaciones Sociológicas. Las cifras de Eurostat revelan que la edad media de jubilación de las españolas ascendió a los 63,4 años en 2009, frente al 61,2 de los varones.

Vidas laborales más cortas

La jubilación tardía de las mujeres se debe a que sus anteriores vidas laborales fueron más cortas Además de estas cifras, el sociólogo ha utilizado datos retrospectivos de un módulo especial sobre jubilaciones en la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2006.

Para medir la influencia de varias características sobre la edad de jubilación, el investigador empleó el análisis de sobrevivencia —un método procedente de la epidemiología—, con un intervalo de edad definido entre los 58 y los 65 años.

"La jubilación tardía de las mujeres es una consecuencia de que sus anteriores vidas laborales fueron más cortas", resume el investigador. El contexto actual, con el impacto de la crisis y el aumento de la edad de jubilación, perjudicará a este colectivo, aunque también al género masculino.

"Es difícil saber cuánto se agravará la futura situación económica de las mujeres en comparación con los hombres, cuya situación en la tercera edad también empeorará", concluye Radl sobre el futuro.