El BNG y Esquerda Unida han alcanzado un pacto de gobierno, que será ratificado en el pleno municipal que se celebrará este jueves, y que establece la entrada en el gobierno local, liderado por los nacionalistas, de los tres ediles de EU, aunque la coalición no contará con la mayoría absoluta de la corporación y deja la puerta abierta a la incorporación futura del PSOE.

De esta forma, el BNG, que ostentaba la Alcaldía con tres concejales, sumará a los tres ediles de EU, en una corporación de 13 miembros, en la que el PP cuenta con cuatro ediles y el PSOE con dos. La que fuera edil del BNG Mónica Fernández Linares, figura como concejala no adscrita desde su salida de las filas nacionalistas en septiembre de 2012.

En este contexto, el alcalde de Mugardos, el nacionalista Xosé Fernández Barcia, ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que el pacto alcanzado "es un acuerdo de gobierno", que "se lleva madurando bastantes meses" y que tiene por objetivo "buscar una estabilidad para el gobierno municipal".

Por su parte, la portavoz de Esquerda Unida, Pilar Díaz, ha señalado que esta decisión ha "pesado mucho la situación en la que se encuentran los parados y las dificultades que están atravesando los vecinos de Mugardos", por lo que se espera "poder sacar adelante entre las dos organizaciones temas y proyectos comunes entre las dos organizaciones".

ÁREAS

Esquerda Unida se encargará de las áreas de Urbanismo y Medio Ambiente, así como Cultura y Deportes, en la que el BNG tendrá una delegación en deportes. El Bloque Nacionalista Galego se encargará de Obras, Servicios y Persona, así como de Hacienda, Promoción Económica, Turismo e Industria. Esquerda Unida contará con una delegación del área de Servicios y se encargará de Bienestar e Igualdad.

El pacto y la nueva organización se formalizará en el pleno municipal que se celebrará este jueves a las 9.30 horas en el Ayuntamiento de Mugardos. El Partido Socialista no se incorporará a la nueva coalición, si bien Xosé Fernández Barcia ha insistido en que los socialistas "tienen la puerta abierta" y se las opiniones y aportaciones que realicen al gobierno municipal "serán bien recibidas".

El pacto de gobierno establece como prioridades el empleo y las políticas sociales. De forma prioritaria, se fija la puesta en marcha de un Plan de Empleo Municipal, con medidas para incentivar el empleo, y de un Plan de Formación, dirigido a aquellos que no hayan finalizado el segundo curso de ESO o no dispongan de certificado de formación profesional.

Asimismo, entre los objetivos fijados en el pacto de gobierno, se recoge el desarrollo de un nuevo reglamento de emergencia social y el incremento de la plantilla del área de Bienestar y Dependencia, así como el avance en proyectos pendientes en el municipio, como el desarrollo como hotel del Castillo de la Palma, el Museo Arqueológico o la redacción del nuevo plan urbanístico. También se plantea la creación de una bolsa de empleo, medidas de apoyo al pequeño comercio y el desarrollo del plan de obras para la adecuación y conservación de los viarios de carácter municipal.

"Pienso que el acuerdo es muy positivo porque va a permitir darle una estabilidad al gobierno y poner en marcha medidas que beneficiarán a los vecinos", aseguró Fernández Barcia.

Para Pilar Díaz, la incorporación de los tres ediles de EU al gobierno local permitirá mejorar la "respuesta" a los ciudadanos, al duplicarse el número de concejales de gobierno, pero también supondrá un salto "cualitativo", al unir a "dos grupos que vienen de experiencias y con propuestas diferentes y que pueden generar un debate vivo".

Diferencias sobre reganosa

La formación de EU se ha mostrado siempre beligerante con el gobierno municipal del BNG en relación a la ubicación y funcionamiento de la planta de gas de Reganosa en Mugardos. En este sentido, tanto Fernández Barcia como Pilar Díaz han aseverado que las dos formaciones continuarán manteniendo su postura política pero sin que esto afecte al pacto de gobierno.

Además, Barcia ha puntualizado que el pacto de gobierno "está pensado para los puntos programáticos" que se han acordado y que "en el resto, en temas concretos, se mantendrá la coherencia política de cada grupo". Para Díaz, ni el BNG ni EU pueden pedir que se rectifique la postura de cada grupo político, pero esta decisión "no va a afectar al pacto de gobierno".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.