Los vecinos denunciaron ayer que desde que se inauguró el centro, «el proceso de degradación de las las aceras y las calzadas se ha acelerado». Además, advirtieron del caos de tráfico que origina la gran afluencia de vehículos en varias calles que sirven de acceso al complejo y de la costumbre de algunos conductores de aparcar «sin control en las aceras». Por otra parte, recordaron que, a pesar de haberse reunido con los responsables de tráfico del Concello, los semáforos del cruce de O Pontillón instalados hace tiempo, siguen sin funcionar.