El Consello de la Xunta aprobó ayer una inversión de ocho millones de euros para retirar todos los residuos arrastrados por las riadas y limpiar los cauces de los ríos para prevenir nuevas inundaciones.

Estos trabajos de emergencia consistirán en la apertura de lechos, su limpieza y la retirada de residuos. Después, la Consellería de Medio Ambiente desbrozará la maleza de los márgenes de los ríos para su ampliación. Las obras se realizarán en 34 ayuntamientos gallegos muy afectados por las riadas, como Baiona y Oia (en Pontevedra) y Cee y Vimianzo (A Coruña).

Por otra parte, la Comisión Europea mostró ayer su intención de otorgar ayudas a los mariscadores gallegos afectados por la llegada de la ceniza de incendios a las rías.

Aunque, según puntualizó el comisario de Pesca, Joe Borg, Bruselas ayudará «en el caso de que las autoridades españolas deseen compensar al colectivo».