Esta vez elige el artista
Retrato de un campesino, de Cézanne.
El término italiano studiolo, diminutivo de studio, designa una pequeña estancia de los palacios renacentistas donde el príncipe se refugia para leer, meditar o contemplar obras de arte en un momento íntimo del día.

Una palabra perfecta para titular la nueva serie de exposiciones del Thyssen-Bornemisza. Con una periodicidad anual, un artista seleccionará parte de la colección del museo en torno a un tema común. En la primera muestra, el invitado es el pintor y dibujante israelí Avigdor Arikha, que ha elegido veintiún pinturas basadas en la observación.

* Museo Thyssen-Bornemisza. Paseo del Prado, 8. Metro: Banco de España. Hasta el 11 de marzo. 5 euros. Con carné universitario y mayores de 65 años: 3,50 euros. Menores de 12 años acompañados: gratis.