El vicesecretario de Educación e Integración Social del PSPV-PSOE, Miguel Soler, ha asegurado este miércoles y que "las becas no pueden ser objeto de competición entre familias con necesidades y con más necesidades", sino que ha señalado que "las becas deben ser un derecho de toda la población sin recursos económicos para que se cumpla una aspiración de cualquier sociedad democrática: que ningún estudiante deje de estudiar por motivos económicos".

Por ello, ha anunciado que los socialistas presentarán mociones en todos los ayuntamientos valencianos y en las Corts para que se garantice la beca de comedor a todas las familias que lo necesiten por no tener recursos económicos suficientes, "estén matriculados en la pública o en la concertada.

Asimismo, el representante socialista, en un comunicado, ha reclamado que se abran los comedores en verano, "tal y como están haciendo los ayuntamientos gobernados por el PSPV". Al respecto, ha subrayado que "no tiene sentido que dependa del color del gobierno que se respete el principio básico de garantizar comida a todos los niños".

El PSPV también propone que se congelen las tasas universitarias recuperando los precios de 2011 ya que, según ha manifestado, "se está produciendo el abandono de muchos alumnos porque no pueden pagarlas". Por último, plantea que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, retire el borrador del decreto sobre becas que ha sido rechazado por el Consejo Escolar del Estado.

Soler ha defendido estas medidas "necesarias que hay que aplicar ya", al tiempo que ha señalado que "el PP no puede seguir negando una realidad que lleva a muchas familias a no poder garantizar algo tan básico como la educación de sus hijos, tanto la obligatoria como la de estudios superiores".

Por otra parte, el dirigente socialista le ha pedido a la consellera de Educación, María José Catalá, que "deje de jugar con las cifras intentando engañar de nuevo a la población, ya que la realidad que nadie puede discutir es que hay niños sin comer lo que les corresponde", para añadir que "ha pasado durante todo el curso y esta siendo más grave este verano".

Sobre el cambio en la concesión de becas de comedor por el que se ha introducido de nuevo la polémica al contemplar también a los alumnos de la concertada, Soler ha considerado que "hay que garantizar la ayuda de comedor a todo el alumnado que la necesite, esté matriculado en la pública o en la concertada", pero ello requiere analizar la situación de todos los centros, ya que estas ayudas "no pueden depender de que el centro tenga o no tenga servicio de comedor".

"almuerzo digno"

Por ello, ha expresado su apoyo a la propuesta realizada por las asociaciones de madres y padres de alumnos en la que solicitan que en los centros públicos en los que no haya servicio de comedor se les ofrezca a los alumnos "un almuerzo digno" para cubrir las necesidades alimentarias de toda la población escolar.

Para Soler, esta es "una medida más que demuestra que el único objetivo de la consellera Catalá es seguir atacando a la educación pública y favorecer a los centros concertados lanzando un mensaje a las familias de que son los que mejor cubren sus servicios en función de lo que está planteando la consellera".

Del mismo modo, ha asegurado que mientras el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, "ante la situación de hambruna que padecen muchas familias al borde de la pobreza lo que hace es crear una comisión donde no se presenta ninguna propuesta concreta", los socialistas "adoptamos medidas extraordinarias en todos los ayuntamientos donde estamos gobernando para que este verano ningún niño se quede sin comer", subrayado.

De esta manera, ha destacado que la Diputación de Valencia también ha tomado medidas en esta dirección pero la Generalitat y la consellera Catalá "siguen sin tomar las decisiones que les corresponden".

Becas universitarias

Por otro lado, ha mostrado el rechazo "máximo" del PSPV al borrador del decreto que regula las becas universitarias, que ha conseguido la unanimidad en contra de padres, profesores, de la propia CEOE, de todas las organizaciones sindicales y patronales, porque "ven en definitiva que se está rompiendo un principio básico de cualquier país que quiera ser socialmente avanzado: garantizar que ningún alumno deje de estudiar por motivos económicos", ha apuntado.

Así, ha hecho hincapié en que "este año se han recortado más de 35.000 alumnos por este motivo y las previsiones para el año que viene es que serán cerca de 85.000 los que por culpa de estas medidas van a impedir su posibilidad de seguir estudiando".

Consulta aquí más noticias de Valencia.