EH Bildu ha agradecido la "presión" de los agentes sociales para el cierre de la central nuclear de Garoña (Burgos) y ha asegurado que Nuclenor, la empresa propietaria de la planta, debe asumir el coste del desmantelamiento "porque el que contamina es el que tiene que pagar".

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha confirmado este miércoles el cierre definitivo de la central, ubicada en Burgos pero que se encuentra a apenas 60 kilómetros de Vitoria, para el próximo 6 de julio, tal y como estaba previsto en un principio.

No obstante, ha advertido de que se está analizando la situación en relación con los aspectos relacionados con la regulación de ese cese definitivo y de explotación, ya que éste no se produce por razones de seguridad nuclear, "sino única y exclusivamente" por motivos económicos.

EH Bildu, a través de un comunicado, ha asegurado que la planta "debería llevar mucho tiempo clausurada". Además, ha agradecido la labor que han desarrollado numerosos agentes sociales en favor de la clausura de las instalaciones, cuya "presión", tal y como ha afirmado, ha sido "fundamental".

La parlamentaria de la coalición 'abertzale' Belén Arrondo ha asegurado que "aún queda trabajo por hacer", en referencia al proceso de desmantelamiento de la central y a los riesgos que se derivan del tratamiento de los residuos radiactivos.

A su juicio, es a la empresa propietaria, a Nuclenor, a la que "corresponde asumir el coste" de ese proceso. "Ellos han generado los residuos nucleares y ellos deben responsabilizarse de ellos. Es el que contamina el que tiene que pagar", ha manifestado.

Arrondo ha considerado "imprescindible" abrir un debate institucional en profundidad acerca del modelo energético, el cual debería basarse en el "respeto" al medio ambiente y "priorizar" el beneficio "de toda la sociedad", no sólo de los "intereses económicos de las empresas privadas".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.