El consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, ha asegurado que el desbordamiento del río Ésera en la Comarca de la Ribagorza, en el Pirineo aragonés, ha producido daños materiales y en infraestructuras "muy importantes", con tramos de carretera "destrozados", mientras que en estos momentos el acceso a la localidad de Benasque solo es posible por una pista forestal.

En rueda de prensa, tras firmar un convenio para el seguimiento del riesgo de aludes con la Federación Aragonesa de Montaña, Suárez ha precisado que la carretera nacional N-260 está cortada a partir de Castejón de Sos, así como la autonómica A-139, y las vías que conectan Benasque con Cerler y Benasque con Llanos del Hospital.

El consejero ha explicado que las personas evacuadas este martes han sido unas 200, si bien solo 40 han tenido que pasar la noche en la Escuela de Alta Montaña, mientras que el resto lo han hecho en casas de familiares.

En este sentido, ha comentado que no ha habido que lamentar desgracias personales, aunque los daños materiales son "muy importantes" y van a requerir no solo la limpieza de las carreteras, sino también la reparación de algunos tramos que han quedado "destrozados".

Suárez ha subrayado que "lo peor ha pasado, pero no hay que bajar la guardia" y el operativo de emergencias sigue activado para desarrollar labores de prevención y restauración, con el objetivo de conseguir cuanto antes el acceso normalizado a Benasque y el restablecimiento de los servicios de luz y agua en este municipio.

El consejero ha informado de que "es posible que en las próximas horas se pueda abrir parte de una pista asfaltada" que conectaría con la A-139 y haría posible acceder a Benasque, mientras que ha indicado que Endesa y el ayuntamiento de la localidad trabajan para restablecer el suministro eléctrico.

Año atípico

El delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Aragón, Amadeo Uriel, ha relatado que las lluvias que han propiciado el desbordamiento del Ésera "han sido importantes, pero no extraordinarias" y este se ha producido fruto de un "año atípico".

Así, ha sostenido, que han confluido tres factores, las precipitaciones, la "nula" capacidad del suelo de retener más agua por haber sido un año muy lluvioso y que en estas fechas "sigue habiendo mucha nieve". "Las precipitaciones, la fusión de la nieve y los suelos saturados" han llevado a este episodio, ha glosado.

En estos momentos, ha agregado, ya "se han levantado" todas las alertas por lluvias en Aragón y si bien "toda la semana, salvo el sábado, va a llover, aunque con carácter débil, excepto el viernes, que puede haber precipitaciones importantes, pero no se llegará al umbral de aviso".

El consejero de Política Territorial e Interior de Aragón ha comentado, por su parte, que ya "estábamos avisados" con una alerta naranja de las precipitaciones de este martes, mientras que en la jornada de este miércoles "no ha llovido y no se prevé que lo haga hasta la tarde noche, pero con poca intensidad".

EFECTIVOS

Suárez ha señalado que el operativo sigue activado y está formado por Guardia Civil, Bomberos de la Ribagorza, voluntarios de Protección Civil, la Unidad Militar de Emergencias (UME), esta última con 70 efectivos, vehículos ligeros y pesados y dos embarcaciones, así como un helicóptero del 112 y otro de la UME.

El consejero ha manifestado que ha sido el Gobierno de Aragón el que ha pedido la colaboración de la UME, cuyo apoyo va a ser necesario para la limpieza de las zonas de tránsito. Según ha apuntado, esta madrugada, gracias a una de sus embarcaciones, han podido transitar entre Castejón y Benasque.

Suárez también ha detallado que el río Cinca registra en estos momentos un crecimiento importante y "hay que estar prevenidos", sobre todo a su paso por la localidad oscense de Fraga, aunque "no es previsible que tengan lugar afecciones importantes, ni mucho menos como las del Ésera".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.