El expresidente de Unió Mallorquina (UM) y exvicepresidente del Consell de Mallorca Miquel Nadal ha entregado un escrito ante la Audiencia Provincial de Baleares, minutos antes de que se reanude el juicio del caso Can Domenge, en el que confiesa haber cobrado parte del soborno que presuntamente pagó la mercantil Sacresa a los exresponsables de la Institución insular por haber "inspirado" las bases del concurso por el que fueron adjudicados los solares palmesanos.

Según explica en el escrito, la contrapartida de la empresa por la supuesta manipulación del proceso para resultar beneficiaria del mismo fue el pago de "una cantidad de dinero" entregada al exconseller insular Bartomeu Vicens, quien con posterioridad y con el objetivo de financiar la campaña electoral de UM en 2007, en la que Nadal concurría como candidato a la alcaldía de Palma, "me entregó una parte de ella".

Vicens, sin embargo, recordó que el cohecho fue de cuatro millones de euros, repartido entre la expresidenta del Parlament y del Consell Maria Antònia Munar, Nadal, la propia UM y él mismo, mientras que el máximo accionista de Sacresa, Román Sanahuja, señaló que pagó la dádiva tras acceder a la exigencia del dinero por parte de Nadal, quien, según su versión, habría conminado a la empresa catalana a abonar la cantidad a cambio de garantizar la concesión a su favor.