La comunidad de Madrid tiene 257 árboles singulares

  • Son ejemplares especiales por su antigüedad, rareza, gran tamaño o popularidad.
  • La Comunidad de Madrid los está señalando con hitos de hormigón.
  • En Rascafría se encuentra el más antiguo de la región con 1.500 años.
Ejemplar de Navalagamella (Madrid).
Ejemplar de Navalagamella (Madrid).

Es el otro patrimonio de la región, el que no está en los museos ni en los grandes edificios y, sin embargo, han sido testigos del devenir de los madrileños.

La comunidad cuenta con 257 árboles singulares con un alto valor natural y cultural por su edad, tamaño extraordinario, rareza o vinculaciones históricas. Todos ellos están catalogados como Árbol Singular y ahora la Consejería de Medio Ambiente está señalándolos con hitos de hormigón.

Algunos son simplemente "perfectos", dice con orgullo Felipe Ruza, subdirector del Medio Natural de la Comunidad. Buen ejemplo de ello es la Encina de Ambite que "tiene una forma muy bonita".

Pero además de ser bonitos, los árboles que se catalogan tienen que estar sanos por lo que se les mima y se les trata en cuanto aparece algún hongo. Pese a tanto mimo "al final son como las personas y hemos tenido alguna baja en el censo", lamenta Ruza. "Las nevadas, los vientos, la sequía o la contaminación hacen que algunos acaben muriendo". Un triste final que se divisa muy cercano para un olmo de Cubas de la Sagra que tiene una enfermedad "y al pobre solo le quedan cuatro ramitas".

Sin embargo, algunos resisten siglos y siglos. La joya arbórea de la Comunidad se encuentra en Rascafría con su Tejo milenario. "Es el ser vivo más viejo de la región y de los más antiguos de España con más de 1.500 años", explica orgulloso Ruza.

"Más madroños que osos"

Además de este singular tejo (ver foto) la región destaca por sus pinares silvestres, enebros y madroños porque "en Madrid hay más madroños que osos", bromea Ruza.

La Comunidad pretende preservar el patrimonio verde y que estos ejemplares sirvan para potenciar el turismo y "concienciar sobre la importancia de los árboles y del monte".

Este catálgo está en constante revisión y cualquier madrileño puede proponer que algún ejemplar se convierta en singular, de hecho, "tenemos una lista pendiente de aprobación" .

De hecho, el Gran Sauce y el Gran Negral del centro de educación ambiental Luis Ceballos de San Lorenzo del Escorial se encuentran ya en trámites para ser catalogados como árboles singulares. En esta instalación también se pueden observar y disfrutar de la mayor colección de árboles y arbustos de la Península Ibérica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento