El PP celebra a puerta cerrada y en solitario el pleno de la Diputación de Pontevedra tras la presión de preferentistas

Louzán reprueba la "demagogia política" porque una plataforma quería una condena a que el PP votase en Madrid contra la revocación de la quita
Protestas de afectados por preferentes en Pontevedra
Protestas de afectados por preferentes en Pontevedra
EUROPA PRESS

Los afectados por las preferentes y subordinadas de Novagalicia Banco han paralizado este viernes la celebración del pleno de la Diputación de Pontevedra, por lo que el Partido Popular decidió su celebración a puerta cerrada. Los grupos provinciales del PSOE y el BNG rechazaron participar.

Durante cuatro horas y media, una docena de plataformas de afectados por estos productos bancarios exigieron que no se celebrará el pleno, a pesar de lograr un acuerdo de los tres grupos políticos mostrando su apoyo y pidiendo que no se aplique la quita.

El portavoz de la plataforma de Baixo Miño, Xulio Vicente, exigió este compromiso "por escrito". El texto fue consensuado por los tres portavoces del PP, PSOE y BNG después de dos horas escuchando a los afectados. Este acuerdo fue aprobado unánimemente por el pleno y distribuido en fotocopias entre el público.

El acuerdo elaborado por los portavoces reclama que se paralice la aplicación de las quitas a los afectados, que se suspenda el real decreto que estableció la obligatoriedad de las quitas para los tenedores de participaciones preferentes y deuda subordinada y solicita una entrevista con el ministro Luis de Guindos de una representación de los afectados.

Finalmente, insta a que "se promuevan todas las medidas tendentes a que los afectados recuperen el cien por cien de sus ahorros". Sin embargo, Xulio Vicente exigió la incorporación de un último punto al acuerdo en el que se condenase "la actitud del Partido Popular en Madrid bloqueando la revocación de la quita a los afectados".

RÉPLICA

"Eso es demagogia política y no una solución para los afectados", se defendió el presidente de la Diputación, el popular Rafael Louzán, que contó con el respaldo del portavoz del BNG, César Mosquera. "Si quiere un acuerdo, ésto es lo máximo que se puede conseguir aquí", recriminó a los afectados. "El acuerdo aprobado recoge todas las demandas que nos hicieron", añadió el portavoz socialista, Santos Héctor.

Pero el portavoz de la plataforma de Baixo Miño aseguró que no le satisfacía el acuerdo, por lo que dio instrucciones a sus compañeros para que boicoteasen el pleno haciendo sonar bocinas, trompetas y cacerolas. Durante una hora permaneció paralizado el desarrollo del pleno. En ese tiempo el BNG optó por abandonar sus escaños.

A las 14.30 horas, el presidente provincial ordenó celebrar el pleno a puerta cerrada, abandonando los afectados el pleno en compañía de los diputados socialistas que decidieron no participar en este modelo de sesión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento