El valedor reivindica una actuación "independiente y libre" y PSdeG y BNG piden solucionar su interinidad en el cargo

Los populares señalan que la "transitoriedad" del puesto es una "carencia" achacable a los grupos y no al alto comisionado
José Juliio Fernández, valedor do Pobo
José Juliio Fernández, valedor do Pobo
EUROPA PRESS

El valedor do Pobo en funciones, José Julio Fernández, ha asegurado que actuará "con total independencia y libertad" desde su cargo, ya que "su único cometido es el respeto de los derechos humanos". "No tengan duda de que no sufro ningún tipo de influencia ni estoy fuera de mis exigencias", ha proclamado.

Así lo ha expresado en su segundo turno de intervención con motivo del debate del informe de gestión referido a 2012, en el seno de la Comisión de Peticións, y después de las intervenciones de los grupos, entre las cuales el PSdeG y el BNG solicitaron la renovación de este puesto para superar la interinidad que tiene desde hace un año, cuando dejó su cargo Benigno López por sus polémicas palabras sobre los servicios sociales.

Aunque la comisión se ha desarrollado en un tono cordial, la diputada del Bloque Tereixa Paz comenzó su turno con una crítica por la no inclusión de la petición de dimisión del valedor que hizo su grupo después de que José Julio Fernández restase interés periodístico a la publicación de las fotografías del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con el contrabandista y después condenado por narcotraficante Marcial Dorado. "Fue una extralimitación", ha juzgado la parlamentaria nacionalista.

También la diputada del PSdeG portavoz en el debate, Patricia Vilán, hizo una referencia a esta cuestión poniendo el acento en que el valedor es el defensor de "los derechos de los ciudadanos, pero no el valedor del presidente de la Xunta cuando se hacen comentarios acerca de sus amistades personales".

Ambas parlamentarias se fijaron también en la necesidad de superar la interinidad de la institución, apelando a que la propia ley estipula un plazo de un mes para iniciar los trámites de sustitución del cargo. En palabras de la diputada nacionalista, está en una situación "de alegalidad".

La culpa es de los partidos

La réplica ha venido de la mano del diputado del PPdeG Agustín Baamonde, quien sin querer entrar a valorar las demandas de dimisión, ha hecho una reflexión sobre "la difícil situación de equilibrio en que se encuentra la figura del Valedor do Pobo". "Si se mantiene prudente, respetuoso y callado, pronto saltan voces de la irrelevancia (de la institución); si se manifiesta de una manera u expresa una opinión personal, se usan para el debate político", ha expuesto.

Previamente, Agustín Baamonde subrayó que la situación de "transitoriedad" es una "carencia con la que tendrán que cargar los grupos parlamentarios por no ser capaces de resolver esa situación". "Para nada en el debe del valedor", ha apostillado el diputado popular en torno a esta renovación para la que es necesario el consenso entre grupos, esencialmente, de los dos mayoritarios.

José Julio Fernández, que se ha ofrecido varias veces como "comisionado" del Parlamento a que el "comisionante" —los diputados— acudan a su sede para plantearle sus quejas y sugerencias, ha señalado que la época de crisis es la ocasión para ver "el compromiso con los derechos" y con su "defensa", que no es neutral". "Fuera de los derechos humanos sólo sinrazón y barbarie", ha proclamado.

"No tengan la menor duda de que este valedor actuará con total independencia y libertad. No hay otra opción", ha remarcado en su segundo turno José Julio Fernández, quien también ha puesto de relieve el "esfuerzo" de la institución para llegar a todos los ciudadanos, para lo que se está impulsando las nuevas tecnologías. Además, ha recordado la reducción de un 12 por ciento en el presupuesto para este año de la defensoría gallega.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento