La funcionaria del Ayuntamiento de Ourense María del Carmen C.O. ha eludido ser juzgada por los delitos de falsedad en documento mercantil en concurso con estafa continuada al aceptar este miércoles, antes de la vista, la condena pedida para ella por el fiscal, de dos años de prisión y multa de 1.000 euros por abrir, entre los años 2005 y 2008, varias cuentas bancarias con datos de cuatro personas conocidas suyas, para pedir préstamos y obtener tarjetas de crédito.

En el escrito del fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, explica que la ya condenada utilizó los datos de cuatro mujeres para abrir cuentas en el Banco Santander Central Hispano (BSCH), en Caixa Cataluña y otros para ingresar en ellas préstamos solicitados a través del Banco Cetelem y cargar los gastos de tarjetas de crédito solicitadas con documentos falsificados a través de entidades como MBNA, Hispania, Cofidis, Mediatis Banco, Optiline, Sygma y otros.

Durante cuatro años, la acusada "a través de la maniobra fraudulenta urdida por ella misma", según el fiscal, solicitó préstamos por cuantías de 18.000 euros, 10.000 euros, 6.000 euros y 12.000 euros y tres tarjetas de crédito.

Las solicitudes de préstamo fueron presentadas con fotocopias de documentación y DNI "previamente alteradas por la acusada" de una mujer amiga suya, de una conocida, de una usuaria del Ayuntamiento de Ourense y de una compañera de trabajo, y ella figuraba siempre en la cuentas como persona autorizada.

En el penúltimo caso detectado, según el Fiscal, la acusada "contactó y convenció" a "una usuaria del Ayuntamiento" para que abriese una cuenta en el BSCH en la que ingresar "unas ayudas que le dijo que podría conseguir de la institución local y así lo hizo, figurando la usuaria como titular y la acusada como cotitular".

"Nada más recibir el aviso de la apertura de la cuenta, la acusada pidió a la financiera MBNA una tarjeta de crédito a través de una solicitud firmada por ella misma pero a nombre de la otra mujer, y con documentación alterada para pedir que se le transfiriera el crédito de la tarjeta, de 2.400 euros, a otra cuenta, y la ampliación de la línea de crédito, cosa que no consiguió".

También consiguió "de forma no conocida", documentos de una compañera de trabajo que alteró para sustituir los datos de la trabajadora por los suyos y la envió a la financiera MBNA para pedir otra tarjeta de crédito con cargo a una cuenta del Banco Pastor, algo que no logró porque la financiera comprobó que no era titular de esa cuenta.

El día fijado para el juicio fue el miércoles por la mañana en el Juzgado de lo Penal, pero allí mismo la acusada expresó su "conformidad" con los delitos imputados y la pena solicitada por el fiscal, según indicaron a Europa Press fuentes judiciales.

Consulta aquí más noticias de Ourense.