El grupo parlamentario 'popular' ha avanzado que el Govern está estudiando la incorporación, en la Ley de Presupuestos de 2014, de nuevas bonificaciones en la tarjeta sanitaria, que afectarían a personas sin recursos y en riesgo de exclusión, y que se sumarían a las que ya pueden acceder las familias numerosas.

En la Comisión de Salud de la Cámara autonómica de este miércoles, la diputada del PP Asunción Pons ha señalado que la "la tarjeta no constituye ningún servicio sanitario ni ningún copago", ya que "está perfectamente regulada" en la Ley Tributaria, que incorpora la tasa, como cualquier otro canon como el DNI o el pasaporte".

La 'popular' ha incidido en que la adquisición de la tarjeta no es un servicio sanitario, así como "tampoco un copago" y "cumple con la legalidad", por lo que ha pedido a los miembros de la oposición que "no lo vinculen al Sistema Nacional de Salud porque no tiene nada que ver".

Así, ha aseverado que el diputado del PSIB y exconseller de Salud, Vicenç Thomàs, "carece de credibilidad para exigir" ya que es "el máximo responsable de haber dejado la sanidad pública de Baleares endeudada en más de 500 millones de euros.

Por su parte, Thomàs ha pedido que se suprima la tasa de 10 euros por la emisión y renovación de la tarjeta debido a que es, según ha asegurado, un "impedimento injusto, innecesario e insolidario, que rompe la equidad de acceso" al sistema de salud.

El diputado socialista ha denunciado que este "cobro lineal" limita el acceso universal a la salud y vulnera los derechos que garantiza el Estatuto de Autonomía por lo que ha pedido, en la línea de lo anunciado por el PP, que se prevea "una exención en el pago de la misma para las personas sin recursos y en riesgo de exclusión social".