Vanesa Pajares
Vanesa Pajares en el acto de homenaje a su hermana fallecida en Caldes de Malavella a manos de su cuñado. TÀNIA TÀPIA / ACN

Unas 300 personas han guardado este mediodía un minuto de silencio ante el Ayuntamiento de Caldes de Malavella (Girona) para condenar la muerte de una mujer de 37 años a manos de su cuñado y apoyar a la familia, presente en el acto. El consistorio decretó un día de luto y las banderas ondean a media asta con un crespón. Media hora más tarde, el acto simbólico se ha repetido en la escuela del municipio, donde van las dos hijas de la víctima, de 6 y 10 años.

La encargada de leer un manifiesto en contra de la violencia de género ha sido la presidenta de la Asociación de Mujeres de Caldes, Angelina Colomer. En el acto ha estado presente la familia de la víctima, incluida su hija mayor.

Las muestras de apoyo y de pésame han sido muy presentes durante el acto y, por eso, la hermana de la mujer muerta, Vanesa Pajares, ha querido tomar la palabra y ha agradecido el acto de homenaje que el pueblo ha rendido a su hermana.

Pajares había sido policía local en Caldes y ha defendido el trabajo que hace el cuerpo en casos de violencia de género. Por eso, ha pedido que cualquier persona que sufra este tipo de violencia, ya sea psíquica o física, que lo denuncie "y no vaya por libre". "Si no lo quieren hacer por ellos que lo hagan por los que están a su lado, porque mi hermana no era una mujer maltratada y ahora está muerta", ha manifestado.

El alcalde de Caldes de Malavella, Salvador Balliu, ha querido dar el pésame a toda la familia, muy conocida en el pueblo, según ha dicho, y ha lamentado que hechos como estos hayan tenido lugar en la localidad.

Se da el caso que el agresor había sido policía municipal en Girona, pero se retiró en 2006 después de una enfermedad coronaria, y que su mujer es agente cívico en la capital gerundense.

También han asistido al acto el alcalde de Girona, Carles Puigdemont, el regidor de Seguridad, Joan Alcalà, la subinspectora de la Policía Municipal de Girona, Irene Alcaide, y la alcaldesa de Riudellots de la Selva, Montserrat Roura, entre otros.

Un crimen entre familiares

Los hechos tuvieron lugar martes por la mañana en una casa de la urbanización Lago del Cisne, a la entrada del municipio. La mujer del agresor se había trasladado a casa de sus cuñados (el hermano del detenido y su mujer) después de una pelea con su marido. Según fuentes cercanas a la familia, ella tenía intención de separarse.

El detenido se presentó en casa de su hermano, según algunos testigos, muy nervioso y con un comportamiento extraño. Al llegar, hirió con un cuchillo su cuñada en el cuello, causándole la muerte delante de las dos hijas pequeñas de la víctima, que se estaban preparando para ir a la escuela.

El hombre también le provocó heridas a su esposa y, al ver lo que le había hecho, él mismo la subió al coche y la llevó al hospital Santa Caterina de Salt, donde fue detenido por los Mossos d'Esquadra.

El detenido, Antonio A., de 52 años y vecino de Vilablareix, se ha negado a declarar ante la policía y está previsto que pase a disposición del juzgado de primera instancia e instrucción número 4 de Santa Coloma de Farners el jueves por la mañana.

En cuanto a su esposa, fue operada el mismo martes de las heridas que le había hecho con un cuchillo y aún se encuentra ingresada pero no se teme por su vida.

Consulta aquí más noticias de Girona.