La temporada de piscinas en Madrid llega con instalaciones cerradas y subida de tarifas

  • Las piscinas de verano municipales de Madrid abren este sábado, 1 de junio, con una jornada de puertas abiertas.
  • Este año, permanecerán cerradas las piscinas de la Concepción y la olímpica del Lago (la más frecuentada); además, en 8 distritos no hay recinto de verano.
  • El Ayuntamiento ha subido las tarifas de baño hasta un 12,3%: la entrada de adulto para un día costará ya 5 euros y la de 10 sesiones, 42,90 euros.
  • En el resto de la región: de 3,59 € en Móstoles a 6,50 € en la 'playa' de Parla.
Piscina del Lago, en la Casa de Campo, vallada y sin agua tras la aparición de deficiencias estructurales.
Piscina del Lago, en la Casa de Campo, vallada y sin agua tras la aparición de deficiencias estructurales.
JORGE PARÍS

Aunque el tiempo veraniego se resiste a llegar, la temporada de piscinas ya está aquí. El Ayuntamiento de Madrid abrirá las piscinas municipales este sábado, 1 de junio, con la tradicional jornada gratuita de puertas abiertas. Sin embargo, este verano los bañistas madrileños se encontrarán con varias sorpresas: la piscina olímpica del Lago en Casa de Campo estará este año cerrada por "problemas estructurales", pese a ser la más frecuentada de la capital; ocho distritos de Madrid no tienen recinto de verano, por lo que sus vecinos tendrán que desplazarse a otras zonas para poder bañarse; y, además, se tendrán que rascar el bolsillo, ya que las entradas costarán hasta un 12% más que el año pasado.

Durante el verano, dos instalaciones de baño permanecerán cerradas por obras. Una de ellas es la piscina de Barrio de la Concepción (Ciudad Lineal), que lleva clausurada desde 2007 por unas reformas que nunca llegan a ejecutarse. La otra instalación es el vaso de tamaño olímpico (50 metros de largo) del centro deportivo de Casa de Campo, conocida como la piscina del Lago. Este recinto es el más concurrido de toda la capital, con hasta 4.000 usuarios diarios en la temporada alta. Incluso, aparece recomendado en guías turísticas, debido a su entorno (en plena área forestal) y su animación (sus usuarios son, principalmente, jóvenes y con una elevada proporción de público gay).

Sin embargo, este año los bañistas se encontrarán con una valla rodeando el recinto. "Se han encontrado una serie de problemas en uno de los vasos y a consecuencia de ello no está prevista la apertura de esta piscina", explica Enrique Herrero, director general de Deportes del Ayuntamiento. La decisión de clausurarla "se ha tomado tras los informes emitidos por servicios técnicos del departamento de Control de la Edificación; creemos que sería absolutamente irresponsable no atender a esos informes", añade Herrero. Según trabajadores de la piscina, el recinto "estaba muy viejo y tenía filtraciones, pero podían haber evitado el cierre completo si se hubieran hecho trabajos de mantenimiento con frecuencia".

Temen un "cierre paulatino"

Con este cierre, el centro deportivo de Casa de Campo solo tendrá disponible la piscina infantil y la de 33 metros. "El aforo quedará limitadísimo; no se podrá meter allí a 4.000 personas, así que se tendrán que repartir por otras piscinas de la zona oeste, como Aluche o Cagigal, que ya de por sí están masificadas", apunta Juan Carlos Rodríguez, portavoz de UGT en polideportivos. Los trabajadores temen que éste sea el inicio de un "cierre paulatino" de piscinas, "con la excusa de las deficiencias estructurales". En su opinión, las instalaciones que peligran son las más antiguas, como la de Palomeras (Puente de Vallecas) o José María Cagigal (Moncloa).

Además, el territorio de la ciudad no está sobrado de piscinas de verano. En ocho distritos de Madrid no tienen instalaciones de este tipo (Tetuán, Chamartín, Chamberí, Salamanca, Centro, Retiro, Ciudad Lineal y Barajas). En algunos casos, como en los barrios más apartados de Barajas o en zonas de Chamartín y Ciudad Lineal, los vecinos deberán recorrer un largo trayecto si quieren acudir a la piscina municipal más cercana.

Por otro lado, las piscinas experimentarán un tarifazo este año, en la misma línea que el resto de instalaciones de los polideportivos madrileños. La entrada sencilla de adulto, que permite pasar un día completo en la piscina, costará este año 5 euros (un 12,3% más que en 2012, cuando valía 4,45 euros). El resto de entradas subirán un 11,1%: la infantil (4 a 14 años) costará 3 euros; la joven (15 a 20 años) valdrá 4 euros; y la de mayores de 65 años, 1,50 euros. Mientras, los abonos de 10 sesiones se incrementarán una media del 12,2% (42,90 euros para adultos) y los abonos para todo el verano se quedarán con el mismo precio (125,90 euros).

En los últimos años, las piscinas municipales han incrementado el número de bañistas. En 2009 se registraron alrededor de 1,3 millones de usos, frente a los casi 1,6 millones que se alcanzaron en 2012 (un 23% más). Para este año, el Ayuntamiento también espera superar el millón y medio de visitas. El motivo de este aumento está en la crisis: "Cada vez más gente se queda en Madrid en la época de vacaciones. Muchos madrileños no se pueden ir en verano, así que ya es habitual ver a las familias en las piscinas con las fiambreras y neveras", apunta Rodríguez.

De 3,6 € en Móstoles a 6,50 € en Parla

En el resto de la región, la mayoría de municipios también abren sus piscinas públicas durante el primer fin de semana de junio. Los más retrasados serán Rivas (abre el 15 de junio) y Parla (22 de junio). Entre los grandes municipios, las piscinas más baratas son las de Móstoles (3,59 €), Getafe (4 €), Alcobendas (4,20 €), Fuenlabrada (4,25 €) y Torrejón (4,90 €). En cambio, los precios más elevados están en Parla (6,50 € en la 'playa'), Rivas (5,50 €), Leganés (5,20 €), Arganda (5,15 €), Alcorcón, San Sebastián de los Reyes y Madrid (5 €). Además, algunas ciudades madrileñas cobran más a los bañistas que no están empadronados allí: es el caso de Sanse, que les cobra 7,50 €; o Parla, donde alguien de fuera deberá pagar 10 u 11 euros por pasar un solo día en sus piscinas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento