Al menos 31 personas murieron este lunes y 151 resultaron heridas en una serie de atentados cometidos con coche bomba en varias provincias de Irak, según informaron fuentes del Ministerio iraquí de Interior.

Dos coches bomba explotaron de manera consecutiva en el centro de la ciudad de Basora, 500 kilómetros al sur de Bagdad, y causaron once muertos y 33 heridos. Las explosiones afectaron a varios vehículos y edificios cercanos al lugar de la explosión. Otro coche bomba estalló cerca de un mercado popular en la zona de Al Kamaliya, de mayoría chií, al este de Bagdad, matando a cinco ciudadanos y causando heridas a otros veinte.

Otros dos coches bomba estallaron al suroeste de Bagdad En la zona de Yesr Diyala, al sureste de Bagdad, dos personas perecieron y otras 23 resultaron heridas por la explosión de un vehículo bomba, mientras que un ciudadano falleció y otros ocho resultaron heridos en un suceso similar en Al Kazimiya, al norte de la capital.

En el barrio de Al Alam, en el suroeste de la capital iraquí, dos personas fallecieron y otras quince resultaron heridas por la explosión de un coche bomba cerca de un mercado popular.En un suceso separado, otro vehículo explotó en el barrio de mayoría chií de Al Shola, en el noroeste de la capital, matando a dos personas e hiriendo a otras 16.

Otros dos coches bomba estallaron en la zona de Al Shorta al Raba, al suroeste de Bagdad, y en Zafaraniya, al sureste de la capital, lo que causó heridas a 17 personas.

Además, ocho peregrinos iraníes murieron y otros 19 resultaron heridos al estallar un coche bomba al paso del autobús en el que viajaban al norte de Bagdad. El atentado tuvo lugar en una carretera, en cuyo arcén estaba aparcado el coche bomba, cerca de la ciudad de Balad, en la provincia de Salahedín, al norte de Bagdad.