El Graduado Social, Marcos Óscar Martínez Álvarez, del despacho profesional Bigoles Abogados, ha manifestado este domingo que el contrato único creará seguridad laboral y equilibrará la balanza con la contratación temporal. "El contrato único puede generar un cambio de mentalidad en el empresario y poner en el sitio la masividad de contratos temporales que se celebran en España, en su mayor parte fraudulentos", señala.

El joven Graduado Social así lo opina, en contra de lo que dicen sindicatos, patronal y los partidos mayoritarios, señalando que el Estatuto de los Trabajadores fomenta la contratación indefinida, y que el contrato de trabajo temporal se ha disparado desde la aparición de las Empresas de Trabajo Temporal en España, y que su finalidad a priori coyuntural ha sido entendida por el tejido empresarial español como la forma general de entrada de trabajadores a la vida activa, cuando no debiera ser así, puesto que este no era el objetivo que se tenía con la puesta en marcha de este tipo de contratos.

En una entrevista concedida a Europa Press tras la sugerencia del comisario europeo de Empleo, Laszio Andor, que aboga por una único modelo de contratación acompañada de una indemnización de 8 días por año de servicio, que crecería paralela a la antigüedad en la Empresa, Martínez asegura que "este puede ser un buen contrato para poder acabar con la lacra de los más de 40 tipos de contratos que hay en España, y que crean una gran inseguridad jurídica ya que por su mala utilización o entendimiento crean una gran conflictividad".

El experto comenta que con haber un contrato único indefinido, y un contrato temporal cuyas causas a celebrar estén tasadas expresamente por Ley o en su defecto por los Convenios Colectivos de los diferentes sectores laborales en función de las condiciones de cada uno, "sería suficiente para dar más transparencia y seguridad a la relación laboral, y lograr una correcta utilización de dicha modalidad de contrato".

En desacuerdo con de la propuesta de fedea

Martínez Álvarez se muestra en desacuerdo con la propuesta de la Federación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), puesto que la misma dice establecer una indemnización de 8 días por año de servicio ampliable hasta los 33 días paralela a la antigüedad del trabajador, ya que entiende que "la solución es hacer un fondo donde la empresa meta la proporción de lo que le correspondería al trabajador en caso de que se le despidiere y sin límite de días, esto solucionaría varios problemas de este país, el fondo podría ser privado pero con control público, lo que ayudaría a ganar liquidez a los bancos".

Este fondo, añade, proporcionaría la indemnización a abonar al trabajador en caso de que se tenga que despedir, y sería el trabajador el que decidiera rescatarlo o no, la empresa no debería de abonar una suma de dinero en un tanto alzado como hasta ahora, dinero que en muchas ocasiones no tiene la empresa, o de tenerlo y pagarlo mermaría mucho su tesorería.

Además, apunta el experto del despacho de Bigoles Abogados, "en caso de irse voluntariamente para otra empresa ese fondo no se perdería, seguiría ahí rentándose, lo que ayudaría a que al final de la vida laboral activa, el trabajador tuviere una acumulación de dinero que le ayudaría junto a su prestación de jubilación a afrontar su vida inactiva definitiva".

El laboralista apunta que en caso de que haya posibilidad de que el despido fuera improcedente se tendría que imponer una indemnización especial en concepto de fraude que de demostrarse judicialmente suponga abonar en ese fondo acumulado y de forma paralelamente a lo ya ingresado por su vida activa en la empresa una indemnización a fijar por esa calificación de despido.

Martínez cree que para la empresa es más fácil pagar un poquito más al mes por un trabajador, que tener que abonar grandes sumas de dinero en caso de tener que despedirlo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.