La elaboración de la segunda fase del Mapa Estratégico del Ruido de Málaga capital ha entrado en su tramo final de recogida de datos, con la instalación de equipos sonométricos en 180 puntos distribuidos en la ciudad. Ya se han tomado muestras del 70 por ciento de los puntos y se han realizado avances de análisis comparativos con 2007, dando resultados globales que indican que los niveles han disminuido.

La delegada de Medio Ambiente, Ana Navarro, ha explicado este lunes que los equipos, que comenzaron a ser instalados el pasado mes de febrero, miden los niveles de ruido existentes durante un periodo continuado de tres días, no a nivel de calle sino a la altura de un primer piso y a 1,5 metros de la fachada, contando para ello con la colaboración de los ciudadanos.

Los puntos seleccionados coinciden en su mayoría con los que se emplearon para el primer Mapa Estratégico del Ruido en 2007, lo que permitirá comparar la evolución de la contaminación acústica en estos lugares en un periodo de cinco años. Las mediciones, que se encuentran al 70 por ciento, se han planificado para poder realizar las comparativas según franjas horarias y distritos.

El análisis se ampliará para obtener las comparativas también por distritos y periodos horarios —día, tarde y noche—. Una vez recogidos todos los datos se analizará de forma concreta el ruido en los puntos que sean considerados de interés, bien porque presenten habitualmente niveles sonoros elevados, bien por lo contrario, lo que permitirá determinar las zonas tranquilas del municipio.

La información obtenida en estos 180 puntos se sumará a la recogida entre diciembre de 2012 y enero de 2013 en 400 puntos de la ciudad, que se instalaron para conocer los niveles sonoros durante un periodo de corta duración —15 minutos— mediante el uso de micrófonos colocados a más de tres metros de distancia de fachadas y a una altura de entre 1,2 y 1,5 metros sobre el nivel del suelo.

Estos 400 puntos se seleccionaron de forma equilibrada por todo el término municipal coincidiendo también muchos de ellos con los enclaves que se midieron en 2007, lo que hará posible de nuevo la comparación de la evolución de la contaminación acústica en los últimos cinco años.

Este tipo de medición está especialmente dedicado a controlar los niveles de ruido general y en particular de tráfico en cada zona, lo que permite identificar las calles que tienen mayor potencia sonora relacionada con la circulación. También se han realizado mediciones específicas para conocer el aislamiento acústico de fachadas de edificaciones consideradas sensibles con relación al ruido como hospitales, colegios u hoteles.

Las informaciones recogidas en todos los puntos de control permitirán la actualización del Mapa Estratégico del Ruido elaborado en 2007, obtener un diagnóstico de los niveles sonoros estimados y contrastados en la ciudad de cara al cumplimiento de la normativa autonómica, estatal y europea en la materia, según han precisado desde el Consistorio.

La elaboración de un mapa estándar con esta información hace posible la comparación de todos los municipios de la UE y establecer el cumplimiento de los límites máximos permitidos. La localización de los focos de ruido y los periodos horarios en los que se intensifican y la estimación de la población afectada por el problema permitirá sentar las bases para diseñar los planes de acción que permitirán reducir el ruido en Málaga, según han precisado.

PROYECTO '

Avenida plutarco'

Una de las iniciativas que se están desarrollando en la ciudad para aminorar el problema del ruido en zonas afectadas por la contaminación acústica es el proyecto 'Avenida Plutarco', centrado en dicha calle del distrito de Teatinos, que se ha realizado en colaboración con la empresa Sound Dimensions. Su objetivo es diseñar medidas correctoras que mejoren la calidad acústica de la zona, muy afectada por el ruido de la concentración ciudadana en terrazas.

Este proyecto ya ha superado la fase de recopilación de datos y utilizando técnicas y herramientas de realidad virtual, ha permitido confirmar que el problema del ruido, por encima del producido por el tráfico rodado, se concentra fundamentalmente en un horario nocturno y generado por el público que se concentra en las terrazas de los numerosos establecimientos de la zona, según han precisado desde el Ayuntamiento.

Tras esta ratificación, se ha recurrido al uso de un software de predicción acústico para simular cuál sería la evolución del problema dependiendo de la medida correctora que se adoptase. En este sentido, se ha estudiado el uso de diferentes mecanismos para reducir el nivel del ruido: un toldo, una pérgola con material aislante, una alfombra, la combinación de estos elementos o, directamente, la disminución del número de mesas en las terrazas.

De esta manera, se ha concluido que la opción más efectiva sería la colocación de pérgolas con material aislante que podrían reducir el nivel de ruido que reciben los vecinos en más de ocho decibelios. Adicionalmente, si dichas pérgolas se combinasen con alfombras sobre el piso se mitigaría significativamente el ruido provocado por el arrastre de mesas y sillas.

Como siguiente paso, el Área de Medio Ambiente ha establecido contacto ya con la Gerencia Municipal de Urbanismo, con vistas a formalizar un proyecto piloto en esta línea y comprobar la efectividad real y sobre el terreno de medidas de este tipo y evaluar su coste.

Consulta aquí más noticias de Málaga.