Reformar el piso de alquiler, una opción interesante para el inquilino con la nueva ley

  • La nueva ley permite descontar del precio del alquiler las obras de reforma.
  • Lo recomendable es que el propietario tome parte activa en las decisiones.
  • Lo mejor será adjuntar un anexo en el que se describan las obras a realizar, así como un presupuesto con partidas y mediciones de las obras.
Obras en el patio interior de una casa.
Obras en el patio interior de una casa.
ARCHIVO

Hasta ahora la reforma de un piso en alquiler eran cosas del propietario y eso a veces lo sufría el inquilino, a veces el bolsillo del propietario. Las cosas van a cambiar porque con la nueva Ley del Alquiler se podrá descontar del precio del alquiler las obras de reforma. Claro que esto también puede ser un arma de doble filo.

Una de las novedades de la ley es el punto en que se hace referencia a la posibilidad de hacer reformas en una vivienda de alquiler. Así, encontramos: "Se refuerza la libertad de pactos y se da prioridad a la voluntad de las partes. Así, se podrá renunciar al derecho de adquisición preferente, se podrá pactar la actualización de la renta o que las mejoras que realice el inquilino se apliquen al pago de la renta".

Ahora, como explican desde Plan Reforma, con la nueva Ley del Alquiler, al priorizarse los pactos entre propietario e inquilino, se permitirá que las obras que realice un inquilino puedan descontarse del precio del alquiler, lo cual puede cambiar la tendencia.

La posibilidad de llegar a un acuerdo entre las partes (y reflejarlo en el contrato de alquiler) siempre ha existido, tanto si se trata de un nuevo contrato de alquiler, como de un nuevo inquilino y/o propietario.

Por un lado, parece justo que, si el inquilino mejora las condiciones del piso haciendo obras en él y lo revaloriza, el propietario le aplique un descuento a la renta del alquiler. Sin embargo, los propietarios también deben tener en cuenta que, a la hora de aceptar el coste de las obras, pueden encontrar discrepancias con el inquilino.

Algunos consejos

Así pues, el procedimiento debería ser el siguiente: el inquilino presenta sus facturas al propietario y, en función de éstas, se aplicaría el descuento que acuerden las partes. Esto puede dar lugar a varios casos. Pero puede haber desacuerdos.

Para evitar este tipo de problemas lo recomendable es, en primer lugar, que el propietario tome parte activa en la decisión de quién realizará las obras y en tipo de obras  a realizar. Una vez decidido este punto, al firmar el contrato, lo mejor será adjuntar un anexo en el que se describan las obras a realizar, así como un presupuesto con partidas y mediciones de las obras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento