La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un preso a dos años de prisión tras ser sorprendido con droga para venderla a otros reclusos en el centro penitenciario Castellón I, donde cumplía condena por otra causa.

La sentencia, dictada de conformidad con el acuerdo alcanzado entre el ministerio fiscal y la defensa del procesado, da como probado que el 26 de noviembre de 2011, el acusado fue sorprendido por un funcionario de prisiones mientras decía a otros reclusos: "lo tengo guardado, no lo puedo sacar ahora, están los guardias por aquí".

Ante la sospecha de que portara alguna sustancia estupefaciente, el acusado fue sometido a un cacheo integral, en el que cayeron al suelo cuando se despojaba de la ropa interior tres envoltorios de plástico blanco que el procesado reconoció que era heroína, mientras que se sacó de las nalgas un trozo de sustancia que dijo que era hachís.

Tras analizarse la droga, se comprobó que había 20,66 gramos de hachís y 1,98 gramos de heroína, con un valor en el mercado ilícito de 117,55 y 9,02 euros, respectivamente. Estas sustancias estaban en posesión del acusado con la "clara intención" de destinarla a la venta a tercera personas.

Según la sentencia, los hechos constituyen un delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud, por lo que se condena al acusado a dos años de prisión y se le impone una multa de 130 euros.

Otro caso

Por otra parte, otro hombre ha aceptado también dos años de prisión por un delito contra la salud pública, el cual fue detenido cuando se dirigía en su vehículo al Festival Internacional de Benicàssim (FIB) con el propósito de vender cocaína a terceras personas. El acusado llevaba encima, según la sentencia, 2,73 gramos de esta droga, con un valor de 148,42 euros en el mercado negro, así como 1.035 euros en monedas fraccionada.

Consulta aquí más noticias de Castellón.