Los representantes del Gremio de Editores de Castilla y León han calificado de "desleal" el comportamiento del Ayuntamiento de Valladolid por haberse mantenido "inflexible" en la organización de la Feria del Libro en la Cúpula del Milenio pese a que consideran que "se ha constatado que no es ni de lejos la mejor ocupación".

El presidente del Gremio de Editores, Daniel Tejada; y el vicepresidente, César Sanz, han ofrecido este lunes una rueda de prensa en la que han repasado la situación del sector y han ofrecido datos económicos de 2012, cuando registró una facturación total un 15,6 por ciento menor que la de 2011.

También han tratado otro asunto de actualidad como su renuncia a participar en la Feria del Libro de Valladolid, que comenzará este sábado en la Cúpula del Milenio. En este sentido, el presidente del Gremio de Editores, Daniel Tejada, ha calificado de "desleal" el comportamiento del Ayuntamiento, ya que consideran que se ha mostrado "inflexible" ante las dudas de los editores y los libreros sobre la ubicación.

Tejada ha recalcado que, tras participar "con intención conciliatoria" en la edición de 2012 pese a que tenían dudas sobre la idoneidad de la Cúpula del Milenio, el Gremio de Editores "constató" que "no es ni de lejos el mejor lugar" pues registraron unas ventas un 45 por ciento inferiores a las de 2011, algo que "no se puede justificar únicamente con la situación económica".

Así lo explicaron los Editores "en octubre de 2012", cuando expusieron al Ayuntamiento su oposición a regresar a la Cúpula del Milenio y plantearon "modificación de fechas y de lugar", pero sin embargo ha lamentado que el Ayuntamiento se mostró "inflexible". En definitiva, Daniel Tejada ha reprochado que se organice "de espaldas al sector" pues ni los editores ni el Gremio de Libreros participará en la próxima edición.

El Gremio de Editores ha incidido en que "pierde la ciudadanía, que contempla incrédula y desencantada cómo, año a año, libreros y editores locales y regionales se ven obligados a desistir de su participación ante unas condiciones para la celebración modificadas unilateralmente y sin posibilidad de diálogo".

Además, los representantes del Gremio han argumentado en contra del ahorro económico, principal motivo esgrimido por el equipo de Gobierno municipal para trasladar la Feria ya el pasado año a la Cúpula del Milenio, inaugurada en 2011.

Así, según han asegurado, la concejal de Cultura, Mercedes Cantalapiedra, "recuerda constantemente el supuesto ahorro de 120.000 euros que es lo que costaba la instalación de la anterior Feria", algo que consideran "falso" pues la Cúpula del Milenio "no sale gratis", ya que según ha apuntado la oposición municipal "sin que el Ayuntamiento lo haya rebatido", el mantenimiento de esta instalación supone "6.000 euros diarios" a los vallisoletanos.

Además, han recalcado que para 2013 y "por primera vez" la Feria de Valladolid cuenta con una subvención de 90.000 euros y han reprochado que este año, debido a las malas condiciones de acústica de la Cúpula del Milenio, también se van a montar dos carpas de menores dimensiones en el exterior de la misma.

En definitiva, han detallado que el verdadero problema por el que los editores no participarán en la Feria es la rentabilidad de la misma, ya que para estar en ella, como han recordado los representantes, las editoriales hacen un "considerable esfuerzo económico" con descuentos en los libros que "anulan en la mayoría de los casos cualquier porcentaje de beneficios".

Por el contrario, han situado como ejemplos positivos el comportamiento de la Junta de Castilla y León, que apoya "muy decididamente la difusión cultural", así como la organización de otros certámenes como la Feria Internacional del Libro de Barcelona (Liber) o la Feria del Libro de Madrid, en la que participarán 12 editoriales pertenecientes al gremio del 31 de mayo al 16 de junio —cuatro de ellas por sus propios medios, y otras ocho en un expositor conjunto—.

Más ventas en el exterior,

Pero muchas menos en españa

En cuanto al balance de 2012, los Editores han apuntado que fue el segundo año consecutivo en los que se ha visto descender las ventas en el mercado nacional, ya que se ha pasado de 49,9 millones de euros de facturación en 2011 a los 40,1 millones de 2012 (un 19,6 por ciento), lo que ha propiciado un descenso general del 15,6 por ciento —de 57,1 millones en 2011 a 48,2 millones en 2012—.

Pese a todo, los representantes del Gremio han querido destacar el dato positivo de las exportaciones, con un incremento del 10,6 por ciento, que como ha señalado César Sanz, se ha conseguido gracias a variedades como los libros de cocina "española y castellanoleonesa" y los de historia.

Otro dato significativo para los editores es el descenso del número de trabajadores empleados por estas empresas, que ha continuado su descenso al pasar de 654 a 537 —un 17,9 menos que en 2011—.

El Gremio de Editores ha querido recalcar su representatividad en Castilla y León, ya que con 25 editoriales agremiadas representan al "87 por ciento de las empresas y el 94 por ciento de la facturación" del sector en la región. Además, han recordado que durante 2012 publicaron 1.070 libros.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.