Finalizan las obras de adecuación de pasos de peatones y la instalación de una rotonda en la calle San Millán para adecuar los pasos a la nueva normativa de accesibilidad, dar respuesta a una petición ciudadana y al aumento del volumen del tráfico en la vía.

El concejal de Movilidad, Ángel Sáinz Yangüela, ha visitado esta mañana la calle San Millán una vez que ha terminado la actuación en dicha calle, obras que se han enmarcado en el 'Plan de Conservación y Mejora de Infraestructuras Viarias en el municipio de Logroño'.

Entre los objetivos de esta actuación, el concejal de Movilidad ha destacado la adecuación de esta calle para "dotarla de las medidas de accesibilidad necesarias para adaptarse a la nueva normativa relacionada con las barreras urbanísticas y arquitectónicas del Gobierno de La Rioja y del Ministerio de Vivienda".

Además, con este proyecto el Equipo de Gobierno quiere "dar respuesta a una petición ciudadana, al aumento del volumen de tráfico, y mejorar el día a día y la calidad de vida de los vecinos de esta zona".

ACTUACIONES

La primera de las actuaciones realizadas se ha acometido en el paso de peatones existente en la parte más al norte de San Millán, que comunica la Plaza Fermín Gurbindo y la Plaza Maestro Lope. En este caso, las labores se han centrado en acondicionar el paso de peatones rebajando los bordillos.

La siguiente actuación se ha llevado a cabo en la parte norte del parque y ha comunicado también las mismas zonas colindantes a la calle San Millán. Se ha colocado un paso elevado en el actual, dando prioridad al tránsito peatonal frente al rodado que ha conseguido elevar la calzada a la rasante de la acera y conseguir la reducción de la velocidad de los vehículos.

La tercera zona de trabajos ha sido la intersección de la calle Escuelas Pías, donde se ha creado una nueva rotonda que ordena el tráfico, dando prioridad al tráfico rodado de la calle San Millán. Así, se han mejorado los giros con mayor seguridad y visibilidad, optimizando los trazados necesarios para los vehículos, con el consiguiente aumento de espacio para aceras y zonas verdes.

Por último, en el cruce con la calle Cigüeña, el proyecto contemplaba la ampliación de las aceras junto a edificaciones para conseguir trayectos rectos y seguros para los peatones e, igualmente, adecuación de los pasos de peatones rebajando bordillos para adaptarse a la normativa.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.