Unións Agrarias (UU.AA.) advierte de la "incertidumbre" para el sector avícola gallego después del anuncio de cese de actividad de la cuarta planta integradora de aves por volumen de producción, Louriña, en Mos (Pontevedra).

Supondrá que los casi 6 millones de pollos que estas granjas crían "se queden sin posibilidad de ser transformados". Así, unas 11.500 toneladas de carne de pollo no podrán salir a la venta con unas pérdidas estimadas para el conjunto de los 50 criadores de más de 2 millones de euros, según las cifras que estima el sindicato agrario.

Por ello, el presidente de la Asociación de Criadores de Avícolas de Galicia (Acriaga), Javier López, dirigió una carta a la conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, para reclamar que convoque "de forma urgente" a productores, industria y distribución "para buscar soluciones que eviten un cierre en cadena en todo el sector".

Así lo señala la organización en un comunicado en el que, a su vez, exige que en el articulado de la futura Ley de cadena alimentaria "se establezca que entre los elementos de los contratos alimentarios se incluya el precio, que, en el caso de contratos referidos a la producción primaria, en ningún caso será inferior al coste de producción primaria vigente".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.