Ana Botella
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en un desayuno informativo organizado por la agencia Europa Press. Paco Campos / EFE

El repago vuelve a aparecer en Madrid, esta vez bajo la figura de la teleasistencia. Ana Botella confirmó este jueves la extensión del número de ancianos que tendrá que pagar por este servicio, del que actualmente se benefician 133.216 personas mayores de 65 años de la capital: el 21,5% de la población de la ciudad situada en esta franja de edad, según el Ayuntamiento de Madrid.

Hasta ahora, solo el 2% de los usuarios de la teleasistencia tenían que pagar por la totalidad del coste de este servicio (se trataba de aquellos que cobraban la pensión máxima contributiva y tenían menos de 80 años). Pero, tras los cambios anunciados este jueves por el Gobierno local, el repago se ampliará al 64,2% de los beneficiarios, según datos del Consistorio. Esta medida no se aplicará hasta julio (en el caso de los nuevos usuarios) y enero (para los que ya reciben esta prestación en la actualidad).

La medida no se aplicará hasta julio (en el caso de los nuevos usuarios)El repago se dividirá ahora en diversos tramos. En concreto, para rentas superiores a los 999 euros al mes se cobrarán 12 euros mensuales (lo que supone el 7,9% de los destinatarios actuales de esta ayuda), entre 999 y 768, nueve euros (el 13% del total), entre 768 y 615, seis euros (el 18% del total), y tres euros para los beneficiarios que cobren entre 615 y 460 euros al mes (el 25,3%). Solo las rentas inferiores a los 460 euros mensuales estarán exentas del pago (el 35,8% del total).

Botella ha justificado este cambio en que Madrid es la ciudad de España con mayor número de teleasistencias (la cobertura es del 21,5%, frente al 8,42% de la media nacional, según el Gobierno local) y al objetivo de "hacer sostenible el servicio de teleasistencia". "Todos estamos ajustando todos los gastos porque tenemos que hacer el sistema sostenible económicamente en el tiempo", ha declarado la alcaldesa.

Por su parte, IU, que fue el primer partido en denunciar este cambio, ve la medida "totalmente injustificable, más en una situación de crisis", tal y como ha apuntado la portavoz de Servicios Sociales de IU en el Ayuntamiento, María Prado de la Mata. IU también asegura que en la renovación del contrato con las tres empresas concesionarias encargadas de prestar este servicio (Asispa, UTE Personalia y Servicios de Telemarketing) se incluye menos personal para atender las llamadas. El Consistorio, no obstante, asegura que la calidad del servicio será "exactamente" la misma, aunque con el nuevo contrato se pague un 8% menos a estas empresas.

La media nacional de cobertura por teleasistencia es del 8,42%, según el ConsistorioLa teleasistencia es un dispositivo tecnológico (normalmente un medallón o pulsera) que permite la comunicación por manos libres del beneficiario del servicio con una central telefónica que funciona las 24 horas del día durante los 365 días del año. Solo hay que pulsarlo cada vez que se tenga una urgencia (normalmente sanitaria) para conectar con la central y desde ahí mandar a una ambulancia o un equipo médico. También atiende a demandas sociales, como casos de falta de seguridad, en cuyo caso acude la Policía, los Bomberos o el Samur Social.

El servicio ofrece además dispositivos periféricos como detectores de gas, GPS o dispensadores de medicación que previenen y detectan situaciones de riesgo y que se otorgan según las necesidades del usuario. Sus destinatarios son personas mayores de 65 años que por su edad, estado de salud, soledad o aislamiento precisan de este servicio. Están excluidas las personas con alteraciones psíquicas que les dificulte la comprensión y el razonamiento, salvo que convivan con familiares de apoyo.

Una llamada cada 15 días

El Consistorio también cambiará el número de llamadas de seguimiento a los usuarios de teleasistencia y las ajustará en función de sus necesidades. Si hasta ahora los servicios sociales llamaban una vez al mes a cada beneficiario, sin importar su renta, ahora recibirán una llamada, semanal o quincenal, en función del riesgo social que presenten. Los mayores de 65 años en situación de riesgo severo  (el 4,4% de los beneficiarios) recibirán dos llamadas semanales, incluidos fines de semana. Del total de usuarios de teleasistencia, el 89,39% no presenta riesgo social, el 3,8% riesgo moderado y el 4.4% riesgo severo.

Consulta aquí más noticias de Madrid.