Vagabundo en la calle
Un vagabundo duerme a la intemperie en una calle. ARCHIVO

Tres menores británicos con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años fueron condenados este lunes a entre doce y seis años de prisión por haber golpeado hasta la muerte a un vagabundo en Liverpool (Inglaterra) tras retarse a hacerlo.

Los hermanos Connor y Brandon Doran, de 17 y 14 años respectivamente, y su amigo Simon Evans, también de 14, fueron declarados en febrero culpables de haber golpeado de madrugada el pasado 26 de agosto a Kevin Bennet, un hombre de 53 años que dormía en la puerta de un supermercado.

El juez recalcó la brutalidad de los hechos

Evans afirmó durante el proceso que Connor, el "líder de la pandilla" le retó diciéndole que "no se atrevería a acabar con él" y que respondió a la provocación "pateando" a Bennet, quien murió como consecuencia de las lesiones recibidas.

La paliza que recibió Bennet le rompió una cavidad ocular, le destrozó un pulmón y le fracturó varias costillas, lo que degeneró en un fallo orgánico que acabó con su vida seis días después de ser ingresado en un hospital.

Por estos hechos Connor ha sido condenado a un mínimo de doce años de prisión, mientras que Evans permanecerá ocho años en la cárcel por lo que el juez, Clement Goldstone, definió este lunes como "un crimen cometido solo por buscar la violencia por la violencia".

El hermano de Connor, Brandon, fue sentenciado a seis años por permanecer impasible durante el ataqueEl juez encargado del caso remarcó la brutalidad de los hechos, que definió como "un reflejo desesperadamente triste" de la sociedad británica.

La madre de los hermanos aportó falsas coartadas

Además de las penas para los menores también fue condenada a prisión la madre de los hermanos Doran, Linda, de 42 años, que cumplirá 30 meses de cárcel por "obstrucción a la justicia" al aportar falsas coartadas para sus hijos.

No es el primer miembro de la familia Doran que irá a la cárcel ya que el mayor de los hermanos, Ryan, de 23 años, cumple cadena perpetua desde octubre por atacar con un botella a un desconocido en una tienda de comida rápida.