El portavoz de Sortu, Pernando Barrena, ha pedido "luz y taquígrafos" en los acuerdos entre PP y PNV porque la sociedad vasca quiere saber "de qué se habla y qué se acuerda" en los encuentros entre jeltzale y populares. Asimismo, ha denunciado la "política de acoso para que el independentismo no avance" que, a su juicio, se lleva a cabo desde el Gobierno del PP y ha considerado que el Ejecutivo le hace "escraches'.

En declaraciones a InfoZazpi, recogidas por Europa Press, Barrena ha advertido que la izquierda abertzale tiene claro que sus prioridades políticas se deben centrar en torno al "cambio social necesario en esta situación de crisis, la defensa del proceso de paz y que la ciudadanía vasca decida su futuro".

Tras considerar que se transmite la impresión de que existe una relación "causa-efecto" entre los presupuestos vascos y la reunión mantenida la pasada semana por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Barrena cree que hay "órdenes de Madrid" para que, en Euskadi, el PP se posicione en "esos parámetros".

"Rajoy y Urkullu tienen una 'línea caliente' en la que parece que hablan no solo de políticas diarias, sino de asuntos incluso más trascendentales para el futuro de este país", ha considerado.

En este contexto, ha afirmado que "ya basta de la famosa discreción", porque la sociedad vasca quiere "luz y taquígrafos" y quiere saber "de qué se habla y qué se acuerda en los encuentros entre PNV y PP".

"Estamos asistiendo a esa famosa discreción con que se lleva esta relación y, hasta la fecha, pocos pasos se ha dado si atendemos a lo que acontece en política penitenciaria o política de paz", ha indicado, para emplazar después a la formación jeltzale a que inste al PP a terminar con "esta situación de 'stand by' en que quiere situar el proceso de paz y resolución".

Por ello, ha defendido la necesidad de que se tomen decisiones para que el "proceso de paz" avance hasta las "últimas consecuencias", y ha solicitado al PNV que deje de actuar "con este oscurantismo y modo lúgubre en términos políticos".

Delegado del gobierno

Ante las palabras del delegado del Gobierno central en el País Vasco, Carlos Urquijo, de que "Bildu y Sortu" están en la cuerda floja y que seguirá "vigilante" para una posible ilegalización, ha señalado que "son actuaciones que se hacen desde el ámbito gubernamental", al tiempo que ha reconocido que "nos sentimos presionados" porque viven una situación de "constante acoso contra nuestro espacio político".

"El Partido Popular, que tanto se queja de los 'escraches', somete a un 'escrache' continuo a este país y a los sectores independentistas. Una política de acoso para que el independentismo no avance y no pueda salir adelante", ha denunciado, para añadir que esta política les va a resultar "totalmente infructuosa" porque la izquierda abertzale tiene claro sus "prioridades políticas".

A su juicio, éstas se deben centrar "en torno al cambio social necesario en esta situación de crisis, la defensa del proceso de paz y que la ciudadanía vasca decida libremente su futuro y pueda optar por un proyecto de independencia política".

Por último, ha considerado de "un cinismo absoluto" que el PP "desvíe la responsabilidad" y quiera transmitir la idea de que el problema no son los desahucios y la situación social, sino" las protestas" que se dan.

En su opinión, relacionar los 'escraches' con la izquierda abertzale es "criminalizar la protesta" y no buscar soluciones. "Los escraches no son plato de buen gusto para quien los padece, pero hay que entenderlo en el ámbito de la crítica social legítima y necesaria", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.