Sara Montiel y Pepe Tous
Sara Montiel con el que fue el amor de su vida, el empresario y periodista mallorquín Pepe Tous, en una imagen de 1980. GTRES

Actriz y cantante, Sara Montiel, que acaba de fallecer a los 85 años en su domicilio de Madrid, trabajó en medio centenar de películas, algunas de ellas en la Meca del cine y publicó casi una treintena de discos. Este mito del cuplé cautivó a Hollywood en los años cincuenta por su belleza y llegó a compartir cartel con figuras como Gary Cooper y Burt Lancaster en la película Veracruz.

Pero su carrera cinematográfica y musical estuvo entrelazada con una azarosa vida sentimental que incluyó cuatro maridos.

En 1957 se casó con el director estadounidense Anthony Mann, al que conoció apenas un año antes en el rodaje de la película Serenade (1956) y del que se separó en 1961 y obtuvo la nulidad en 1963.

Sara Montiel contó con compañeros masculinos de gran renombre En 1964 se casó con el productor José Vicente Ramírez Olalla, al que Sara apodaba en la intimidad como Chente. Su boda, en Roma, se celebró aunte un reducido grupo de invitados así como reducida fue la duración del enlace. Apenas dos meses después de casarse pusieron fin a su relación.

En 1979, tras nueve años de convivencia, contrajo matrimonio con el industrial mallorquín Pepe Tous -el amor de su vida, según la propia Sara, fallecido en 1992 y con el que adoptó dos hijos: Thais (1979) y Zeus (1983). La pareja residió en Palma, en la montaña de La Bonanovay y una vez trasladados a Madrid en el hotel Mediterráneo.

Tras un año como viuda, se reencontró con el actor italiano Giancarlo Viola, amigo íntimo y acompañante ocasional de sus viajes. Entre medias, se volvió a casar con Tony Hernández, un cubano de entonces 39 años, declarado admirador de la artista y de dudosa reputación. De este atípico personaje se separó en 2003.

Pero Sara Montiel también contó con otros compañeros masculinos de gran renombre, como el poeta León Felipe, que le dedicó algunos poemas y llegó a considerarla una de sus musas. De Ernest Hemingway decía que fue el hombre que la enseñó a fumar y a disfrutar de los puros y de James Dean que tuvo un corto romance con él.

También pasaron por su vida personalidades como el dramaturgo Miguel Mihura, el cineasta Mario Camus, o incluso el premio Nobel de Medicina Severo Ochoa.