Oasis Park Fuerteventura cuenta con nuevas crías de mangosta amarilla y canguro walabi blanco

El parque Oasis Park Fuerteventura cuenta desde esta Semana Santa con nuevas crías de dos especies diferentes y poco comunes como son la mangosta amarilla y las crías de canguro de la variedad walabi blanco.
Canguros walabi blanco, nacidos en Oasis Park
Canguros walabi blanco, nacidos en Oasis Park
CEDIDA

El parque Oasis Park Fuerteventura cuenta desde esta Semana Santa con nuevas crías de dos especies diferentes y poco comunes como son la mangosta amarilla y las crías de canguro de la variedad walabi blanco.

Al respecto, se informó de que las mangostas se encuentran en el pasillo cercano a las nutrias y a simple vista podría parecer otro mamífero pequeño más del montón, sin embargo se caracterizan por ser "inteligentes, prudentes y muy hábiles".

Las crías de mangostas han nacido con un peso aproximado de 150 gramos, con las mismas características que sus padres, cola gruesa, larga y espesa, con una punta blanca, hocico puntiagudo con esquinas redondeadas y los ojos de color rojizo-anaranjado. Al igual que sus progenitores, las patas delanteras son pequeñas y tienen cinco dedos, mientras que las patas traseras tienen cuatro dígitos.

Al respecto, se indicó que los visitantes más curiosos e interesados podrán ver la evolución de las crías de las mangostas desde el cristal que las separa del público, incluso las directrices aleccionadoras de la madre tratando de educarlos en el medio donde se desenvuelven, según informó Oasis Park Fuerteventura en un comunicado.

En estos días de Semana Santa, también nacieron dos crías de Walabí de Bennett, uno de los marsupiales australianos más conocidos que se encuentra en la colección del Zoológico de la isla. Estas crías de canguros aún están en el marsupio y todavía no salen demasiado al exterior pero ya se les ve asomar la cabeza y las patas.

Al respecto, el equipo veterinario matiza que "son bastante tímidos al principio y seguías saltando de vuelta a la bolsa pero poco a poco parecen estar disfrutando de la atención". Por ello, a medida que vayan creciendo, se irán asomando cada vez con más frecuencia al mundo exterior, compartiendo algún que otro bocado de hierba o trozo de fruta, entre otros, hasta que salga de la bolsa, a la que regularmente volverá a mamar y, por supuesto, en caso de peligro.

En relación a esta especie de canguro, se explicó que la época de cría tiene lugar a lo largo del verano, y paren una cría por camada que permanece en el marsupio unos 280 días y se separa de la madre en torno a un mes después. La longevidad máxima registrada en cautividad es de 18,6 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento