Bersani
El líder del centroizquierda italiano y secretario general del Partido Demócrata (PD), Pier Luigi Bersani, da una rueda de prensa tras recibir el encargo de formar Gobierno. Maurizio Brambatti / Efe

El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, ha encargado este viernes al líder del centroizquierda y secretario general del Partido Democrático (PD), Pier Luigi Bersani la formación del nuevo Gobierno.

"He llegado a la conclusión de que el destinatario del encargo sea el jefe de la coalición de centroizquierda, Pier Luigi Bersani. A pesar de haber obtenido un margen de ventaja bastante estrecho, está objetivamente en condiciones más favorables para buscar una solución al problema de Gobierno a través del contacto con otras fuerzas en el Parlamento", expuso Napolitano.

Está en condiciones más favorables para buscar una soluciónAsí, el jefe de Estado ha asegurado que Bersani deberá "verificar la existencia de un apoyo parlamentario seguro para permitir la formación de un Gobierno que tenga la confianza de ambas cámaras". Pero, el secretario general del PD no lo tendrá fácil, tras un resultado electoral que no le ha dado la mayoría necesaria para su investidura en el Senado.

En ese sentido, Napolitano se ha referido a la propuesta de la centroderecha de Silvio Berlusconi de un Ejecutivo de unidad nacional con el apoyo de su partido y el de Bersani al admitir que existen "dificultades relevantes por causa de antiguas divergencias y contraposiciones", atenuadas durante el mandato del tecnócrata Mario Monti, pero que "volvieron a explotar" antes de las elecciones.

No obstante, el presidente de la República destacó que "lo esencial" es demostrar a la comunidad internacional cuánto aprecian "el valor de la estabilidad institucional, no menos que la estabilidad financiera" porque, de ellas, "depende el grado de confianza" del país.

"Intentaré responder a este encargo"

De la estabilidad institucional y financiera depende el grado de confianza en nuestro país Por su parte, como era de esperar después de la ronda de contactos entre el presidente y los representantes de los partidos, en el que Bersani pidió hacerse cargo de la tarea, ha aceptado el encargo y, en una comparecencia ante los medios, aseguró que buscará la "ponderación y el equilibrio" que le ha pedido el jefe del Estado para poder llevar a cabo el cambio que los italianos esperan.

"Con la máxima determinación y también buscando la ponderación y el equilibrio al que el presidente ha querido hacer referencia, intentaré responder a este encargo", dijo, para añadir que se tomará el tiempo que sea necesario para la formación del Ejecutivo, puesto que Italia se encuentra en una "situación difícil".

Por ello, el líder del centroizquierda destacó su compromiso con un "inicio de legislatura que tenga un Gobierno en condiciones necesarias para lograr el cambio esperado por los italianos y un recorrido de reformas que garantice lo que no se ha visto hasta ahora: una reforma institucional y político-constitucional". Para conseguirlo, Bersani ha anunciado que se reunirá con el resto de fuerzas parlamentarias y políticas "con ideas claras, con pocas palabras e intenciones precisas" sobre el camino de esas reformas, basadas en un programa de ocho puntos que ya había anunciado tras las elecciones.